Las protestas en la ciudad de Seattle (Washington, EEUU) han derivado en enfrentamientos con la Policía, varios edificios vandalizados y una zona de construcción incendiada donde iban a construir un centro de detención de menores del condado.

Ante la violencia y disturbios, la Policía emitió órdenes para dispersar a los congregados y empleó «municiones menos letales» para despejar la zona. Los manifestantes respondieron lanzando piedras, botellas y globos llenos de líquido contra los agentes, así como morteros y explosivos, reportó la Policía de Seattle en su cuenta de Twitter.

«Debido a los continuos daños y riesgos para la seguridad pública asociados a este incidente, el Departamento de Policía de Seattle lo está declarando una revuelta«, anunció.

Un total de 21 agentes han resultado heridos, uno de ellos ha sido hospitalizado por una lesión en la rodilla causada por un explosivo. El número de los arrestados por asaltar a las fuerzas del orden público, obstrucción y negativa a dispersarse suma de momento 45 personas.

Durante los disturbios de este sábado, en Seattle se ha reportado un poste telefónico en llamas, ventanas rotas y destrozos en los negocios locales. Algunos individuos también intentaron deshabilitar las cámaras y dañar el perímetro de la valla alrededor de una comisaría.

El jueves a la ciudad llegó un equipo táctico de agentes federales para estar en alerta y ayudar a la Policía local en el caso de que las protestas deriven en disturbios.

(RT)

Comentarios Facebook