Venezuela está en medio de dos países, Brasil y Colombia, que -por su mala gestión ante la pandemia del COVID-19- presentan alarmantes registros diarios de contagios y fallecimientos debido al nuevo coronavirus.
 
Brasil, el segundo país del mundo más golpeado por la pandemia después de Estados Unidos, registró este miércoles un nuevo récord de casos de coronavirus con 72.377 pacientes detectados.
 
La información confirmada en el informe del Consejo Nacional de Secretarios de Salud (CONASS), que indicó que en la jornada del 29 de julio se contabilizaron 1.664 fallecidos.
 
Además, el CONASS detalló que las cifras globales de Brasil totaliza hasta el 29 de julio, 2 millones 553.265 contagiados, 90.134 fallecidos a causa del virus, y más de 1 millón 900.000 pacientes recuperados.
 
São Paulo es el principal foco de contagio en el país, con más de 514.000 infectados y 22.389 muertos, seguido de Ceará, con 169.072 contagiados y más de 7.600 decesos. Río de Janeiro, es la tercera en la lista de los más afectados, tiene 161.647 casos activos y 13.200 muertes. 
 
«Presentamos datos nacionales, pero es como si tuviéramos múltiples pandemias de Covid-19 con diferentes regiones del país comportándose de manera diferente», dijo el secretario de Vigilancia de la Salud, Arnaldo Correia de Medeiros, en una conferencia de prensa citado por agencias de noticias. 
 
A pesar de las cifras, el Gobierno de Jair Bolsonaro anunció que levantará la prohibición de los viajeros extranjeros que vuelen hacia al país, siempre que tengan cobertura de seguro médico para su viaje. La prohibición formaba parte de las medidas de contención del virus que habían sido aplicadas desde marzo pasado. 
 
Los brasileños siguen señalando a Bolsonaro y su despreocupada política de salud como responsables de la crisis sanitaria que atraviesa el país, mientras el mandatario hace caso omiso a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con respecto a la reapertura precipitada de los comercios, ya que según él “la actividad económica debe prevalecer”. 
 
De acuerdo a las reseñas de los medios brasileños, Bolsonaro no es el único en ese tono libertino ante la COVID-19, pues con la permisividad de muchos gobernadores y alcaldes, los brasileños se han amontonado en bares y plazas públicas incluso sin utilizar mascarillas de protección. 
 
«Brasil está experimentando la peor fase de la pandemia», dijo Alexandre Naime, jefe del departamento de enfermedades infecciosas de la Universidad Estatal de Sao Paulo. «Paradójicamente, las políticas públicas y el comportamiento personal van en la dirección opuesta, como si no estuviéramos viviendo una tragedia diaria», agregó.
 
La consecuencia del comportamiento ciudadano también se vio reflejada la semana pasada, cuando el país registró más 7.500 muertes por el brote, la mayor cantidad en una semana desde que comenzó la pandemia.
 
El propio Bolsonaro ha incumplido las pautas de distanciamiento social al unirse a partidarios en manifestaciones en Brasilia en los últimos meses. También resultó contagiado, por lo que pasó semanas en aislamiento hasta lograr recuperarse y dar negativo en su última prueba. 
 
Las tensiones son tantas, que una coalición de más de 60 sindicatos brasileños acusaron a Bolsonaro de genocidio hace un par de días ante el Tribunal de La Haya por su gestión de la pandemia.
 
Balance en Venezuela
 
En el caso de Venezuela, la Comisión Presidencial para el Control del COVID-19 informó a la media noche de este miércoles -29 de julio- la confirmación de un total de 587 casos nuevos, distribuidos en 574 de transmisión comunitaria y otros 13 provenientes del extranjero.
 
Rodríguez también informó sobre el lamentable fallecimiento de tres pacientes.
 
La información fue publicada por la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, a través de Twitter, dónde mostró imágenes que detallan los estados donde aparecieron los casos positivos.
 
En total fueron detectados nuevos casos en 16 estados, siendo Distrito Capital la entidad más afectada con casos comunitarios, 289 en total.
 
Luego aparece el estado Miranda con 90 casos, Bolívar con 53, Zulia con 34, Sucre con 27, Delta Amacuro con 14, Aragua 12, La Guaira 12, Mérida 8, Yaracuy 8, Monagas 7, Amazonas 7, Carabobo 5, Trujillo 3, Nueva Esparta 3 y Portuguesa 2.
 
De ese total de contagios fueron afectadas 227 mujeres, 347 hombres, entre ellos, 40 menores de edad.
 
Con respecto a los casos importados, Rodríguez detalló que entraron por los estados Táchira y Zulia. 
 
Por Táchira se confirmaron 7 casos y en Zulia 6. De ellos, hay dos menores de edad, y los casos se distribuyen en 7 mujeres y 6 hombres.
 
Sobre los tres fallecidos, indicó que el primero era un hombre de 63 años, oriundo del estado Miranda (Baruta); el segundo, un hombre de Distrito Capital (El Valle) y el tercero un hombre de 58 años del estado Carabobo (Tocuyito). La cifra de fallecidos pasó a un total de 154 durante la pandemia.
 
Estos datos corresponden a la jornada 136, desde la aparición de los dos primeros casos el pasado 13 de marzo.
 
Venezuela totaliza, a la fecha, 17.158 casos confirmados de COVID-19. De ese total, 6.583 casos están activos, mientras que 10.421 ya se recuperaron.
 
De los casos activos, 5.008 se encuentran en hospitales, 1.412 en Centros de Diagnóstico Integrales (CDI) y 161 en clínicas privadas.
 
Para lograr la detección de casos, Venezuela ha realizado 1 millón 521.668 pruebas, lo que se traduce en un promedio de 50.723 test por cada millón de habitantes.
 
En el caso de la flexibilización de la actividad económica en Venezuela, el Gobierno de Nicolás Maduro ha decidido aplicar un plan de continuo monitoreo para el comportamiento del COVID-19 por regiones llamado 7+7, el cual tiene tres niveles que se activan o no dependiendo de los focos de contagios que presenta cada entidad y van desde la cuarentena radical, la flexibilización supervisada y la flexibilización ampliada en los estados que presentan menos actividad virulenta.
 
(LaIguana.TV)
Comentarios Facebook