Jeffrey Epstein habría supuestamente tratado de reunir material incriminatorio contra el príncipe Andrés de Inglaterra obligando a una niña menor de edad a tener relaciones sexuales con el duque de York para que luego «informara sobre los detalles del abuso», según se desprende de los documentos judiciales confidenciales que fueron publicados este jueves.

Por otra parte, el príncipe Andrés presuntamente intentó presionar a EE.UU. en nombre de Epstein para ayudar a garantizar para el magnate un «acuerdo de declaración de culpabilidad favorable» en un caso de prostitución infantil en 2008.

En aquel entonces el multimillonario se declaró culpable de solicitar una menor para la prostitución y recibió una pena de prisión de 18 meses. No obstante, Epstein también logró conseguir un permiso de trabajo, gracias al cual podía salir de la cárcel 12 horas al día seis días a la semana.

Las nuevas revelaciones llegan después de que un tribunal estadounidense se pronunciara el pasado jueves a favor de divulgar material relacionado con una demanda civil presentada hace varios años contra la expareja y socia de Epstein, Ghislaine Maxwell, para ser utilizado en el actual juicio contra ella.

En particular, los archivos publicados confirman que una exesclava sexual de Jeffrey Epstein, Virginia Giuffre, fue obligada a mantener relaciones sexuales con el príncipe Andrés al menos en tres ocasiones: en el piso de Ghislaine Maxwell en Londres, en la isla privada del difunto magnate y en su casa en Nueva York.

Precisamente durante el encuentro en la isla, el multimillonario instruyó a Giuffre para que «le proporcionara al príncipe lo que él le pidiera e informara [a Epstein] sobre los detalles del abuso sexual». Entre tanto, Maxwell «facilitó los actos de abuso sexual» de Epstein.

Según los documentos, Epstein traficó a Giuffre, que entonces era menor de edad, con personas poderosas para «congraciarse con ellas a cambio de beneficios comerciales, personales, políticos y financieros, así como para obtener información potencial de chantaje».

Entre estas personas poderosas se encontraban «numerosos prominentes políticos estadounidenses, poderosos ejecutivos de negocios, presidentes extranjeros, un conocido primer ministro y otros líderes mundiales».

El príncipe Andrés niega todas las acusaciones

El duque de York, no obstante, rechaza todas las acusaciones que han sido vertidas en su contra en relación con el caso Epstein.

En un comunicado difundido a finales de agosto de 2019, el príncipe aseguró que en ningún momento «vio o sospechó» comportamiento criminal alguno en el multimillonario, si bien admitió que fue un «error» ver a Epstein después de que este fuera liberado en 2010 tras cumplir una pena de 18 meses por prostituir a menores.

Además, el duque afirmó que, desde que conoció a Epstein en 1999, lo vio «con poca frecuencia y, probablemente, no más de una o dos veces al año», aunque admitió haberse alojado «en varias de las residencias» del magnate.

El pasado noviembre, el segundo hijo de la reina Isabel II abandonó sus deberes como representante de la familia real británica como consecuencia del escándalo que generó su amistad con Jeffrey Epstein.

En agosto de 2019 Jeffrey Epstein fue hallado sin vida en una cárcel de Nueva York mientras esperaba ser juzgado por tráfico sexual;

Acusada de seis cargos de abuso sexual y dos de perjurio, Ghislaine Maxwell fue arrestada el pasado 2 de julio por el FBI y permanece detenida sin fianza después de declararse inocente. Enfrenta hasta 35 años en prisión si es considerada culpable.

(RT) 

Comentarios Facebook