En su programa Desde Donde Sea, el filósofo y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela explicó por qué, pese a los múltiples ataques del gobierno y el Estado colombiano en contra de Venezuela –la última, la vandalización y el saqueo de la sede consular venezolana en Bogotá–, no ha estallado un conflicto bélico entre las dos naciones. 
 
A este respecto, destacó que pese al largo historial de agresiones que en contra de la soberanía de nuestro país ha emprendido Colombia, Venezuela ha actuado con «paciencia», una conducta que si bien puede ser criticable desde un cierto punto de vista, es «más cercana a la paz que a la guerra» y por ello es apropiado respaldarla. 
 
El inventario de agresiones enumeradas por Pérez Pirela, que, por separado, habrían sido causal de guerra «en cualquier otra parte del mundo, se incluyen: «intentar una invasión después de un pseudoconcierto», «intentar otra invasión con boinas verdes, marines gringos» y «robarse Monómeros el Estado colombiano, a través de Primero Justicia, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática, los cuatro partidos de la oposición antidemocrática». 
 
Sin embargo, en su opinión, la paciencia del gobierno venezolano no debe traducirse en «posturas lloriqueonas por parte de funcionarios nuestros, venezolanos, a la hora de denunciar ataques tan duros contra nuestra dignidad y soberanía», sino todo lo contrario, pues considera que «deberíamos ser más virulentos y altivos a la hora de señalar hechos tan graves, eso sí, siempre apostando a la paz».
 
(LaIguana.TV)
Comentarios Facebook