Una empresa de joyería israelí asegura que creó la mascarilla de protección contra el coronavirus más cara del mundo para un comprador chino de EEUU. Está elaborada de oro con incrustaciones de diamantes y tiene un precio de 1,5 millones de dólares.

El diseñador Isaac Levy, propietario de la compañía Yvel, reveló que el comprador tenía solo dos demandas: que estuviera terminada para finales de año y que fuera la más cara del mundo. 

La última condición «era la más fácil de cumplir», agregó.

La mascarilla está hecha de oro blanco de 18 quilates y será decorada con 3.600 diamantes blancos y negros. Además, se le colocarán filtros N99 de alta calidad a petición del comprador, precisó Levy.

El joyero se negó a identificar al comprador, pero detalló que era un hombre de negocios chino que vivía en EEUU.

Se estima que pesará unos 270 gramos, casi 100 veces más que una típica mascarilla quirúrgica. 

«El dinero tal vez no lo compre todo, pero sí puede comprar una muy cara mascarilla contra el COVID-19. El hombre quiere usarla y andar por ahí y llamar la atención, debe estar contento con eso», expresó Levy.

El diseñador mostró varias piezas de la mascarilla ya listas y cubiertas de diamantes. Una de las placas de oro tiene un agujero para el filtro.

«Estoy feliz de que esta mascarilla nos haya dado suficiente trabajo para nuestros empleados en tiempos muy difíciles como los actuales», reveló Levy al expresar su agradecimiento. 

En general, ante la necesidad de usar mascarillas, los diseñadores de todo el mundo ofrecen modelos de lujo decorados con diamantes para los consumidores más exigentes y ricos.

(Sputnik)
 
 
 
Comentarios Facebook