Con el nombre de Ángel Álvarez es reconocido el pedófilo de 60 años que impartía catequesis en Buenos Aires, Argentina, y era miembro de la iglesia Nuestra Señora del Carmen de la calle Jujuy, en Benavides.

El sexagenario empezó a dar clases a niños particulares en su domicilio en diciembre, con quienes empezaba una relación cariñosa, acariciándole la cabeza, para luego al tiempo ir entrando en confianza para conocer sus problemas personales.

Una madre de un niño logró identificar el abuso luego que su hijo de 13 años, tras una discusión, notó que estaba más agresivo de lo normal pateando y golpeando objetos, desahogándose pudo contar lo que pasaba.

Según reseñaron medios de la nación sureña, esta actitud de encubrimiento se debía a que el victimario les decía a los niños: “No cuentes nada porque me podés meter en problemas”.

La madre denunció en la Comisaría de la Mujer en Tigre, al norte de la capital, no muy esperanzada ya que la imagen del pedófilo era insospechable ya que usaba bastón y parecía un abuelo muy tranquilo.

Lo cierto es que fue detenido y puesto bajo las órdenes de la UFI de Violencia de Género donde se negó a declarar. En los próximos días se espera la declaración del menor ante los tribunales.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook