El comunicador indígena Abelardo Liz fue asesinado este viernes 13 de agosto por tropas del ejército colombiano, cuando cubría una manifestación campesina que fue reprimida por las fuerzas militares en la región del Cauca, Colombia, denunció el senador Feliciano Valencia.

«Con profundo dolor repudio el asesinato de Abelardo Liz, periodista y compañero indígena de pueblo Nasa, que fue silenciado por los fusiles del Estado», indicó el también líder indígena en un mensaje en el cual expresó su rechazo al crimen.

«Condeno y rechazo acción desproporcionada de la fuerza pública quienes hoy, en un intento por desalojar a varios indígenas en Corinto Cauca, terminaron asesinando también al líder indígena a Jhoel Rivera. La acción militar dejó también varios heridos”.

Abelardo Liz trabajaba en la radio comunitaria Nación Nasa y estaba cubriendo una protesta comunitaria en tierras dedicadas al monocultivo, cuando llegó el ejército y reprimió la manifestación abriendo fuego.

El crimen ocurrió en vereda El Barranco cuando los militares, movilizados hasta el municipio de Corinto para desalojar a campesinos indígenas asentados en haciendas privadas, se encontraron con la toma de los Nasa y abrieron fuego sobre los campesinos para sacarlos del lugar.

Un grupo de soldados del Ejército de Colombia, que participaba en la tarde de ayer de un desalojo a campesinos en el Valle del Cauca, disparó contra los integrantes de una comunidad originaria Nasa y mató al periodista Abelardo Liz, trabajador de la radio comunitaria Nación Nasa que cubría una toma de terrenos con contenido social y ecológico conocido como “liberación de la Madre Tierra”.

El senador Valencia precisó que «con indignación y tristeza rechazamos el terrorismo de Estado al servicio del ilegítimo régimen Duque/Uribe y expresamos nuestra solidaridad a las familias de Jhoel Rivera y Abelardo Liz, y a toda la comunidad indígena de Colombia, en este momento de profundo dolor».

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) rechazó los crímenes y la Asociación de Cabildos Indígenas del Cauca (ACIN) denunció la violenta arremetida “en la que no solo el ESMAD continuó destruyendo cultivos y cambuches, sino que el Ejército disparó ráfagas de fusil contra la comunidad liberadora”.

El comunicador indígena recibió impactos de bala en el pecho y el abdomen mientras cubría el proceso de Liberación de la madre tierra que adelantan los Pueblos indígenas en la vereda El Barranco del municipio de Corinto, en el norte del Cauca.

El ataque criminal fue adelantado por el ejército para desalojar a las comunidades indígenas de las haciendas Granadita y Gracia Arriba.

Reporteros que hacen parte del Tejido de Comunicaciones para la Verdad y la Vida de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN) denunciaron que integrantes de la institución obstaculizaron el paso de la camioneta en donde los miembros de la comunidad indígena intentaban trasladar tres personas heridas.

La ACIN denuncia que desde el 12 de agosto han sido víctimas de ataques a su vida y su integridad por parte de agentes del ESMAD, del cuerpo de carabineros de la Policía y del Ejército.

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) ha señalado que “condena y lamenta el asesinato de Abelardo Liz, reportero de la emisora indígena Nación Nasa en el municipio de Corinto, quien se encontraba cubriendo una manifestación de los Pueblos indígenas en el norte del Cauca».

«La FLIP le solicita a las autoridades que investiguen a los responsables de estos hechos con el fin de emitir las sanciones correspondientes”.

La FLIP rechazó el comunicado de prensa del ejército emitido el 13 de agosto en el que se desconocen las afectaciones a la sociedad civil en medio del operativo.

“En ese sentido, la FLIP expresa su preocupación por los señalamientos que hace el ejército en contra de las comunidades indígenas, a quienes responsabiliza de presuntos ataques a la fuerza pública para justificar sus acciones militares desproporcionadas que, en este caso, comprometieron la vida de tres personas, incluyendo la de Abelardo Liz”.

La FLIP “le solicita a la institución que se impartan instrucciones precisas sobre el cumplimiento de su deber como garantes de la libertad de prensa en este tipo de escenarios donde la presencia de equipos periodísticos es una garantía de transparencia alrededor de los operativos militares”.

También hace un «llamado a la Procuraduría General de la Nación para que inicie una investigación disciplinaria sobre los procedimientos adelantados por parte de miembros de la fuerza pública en estos operativos y haga seguimiento a las investigaciones que se desarrollan al interior del ejército».

La FLIP “solicita a la Defensoría del Pueblo que investigue las denuncias de la comunidad con el fin de adelantar las acciones pertinentes para garantizar el respeto por los derechos humanos de quienes participan en las acciones de protesta y quienes hacen cubrimiento informativo sobre estos hechos”.

(teleSUR)

Comentarios Facebook