El puerto de Beirut opera con normalidad y ha descargado 3.700 contenedores con un total de 51.000 toneladas de cargamento entre el 11 y el 18 de agosto, desde que empezó a recibir barcos de carga tras la devastadora explosión que sufrió hace dos semanas, informó hoy su nuevo director, Basem al Qaisi.

“El puerto de Beirut ha recuperado su actividad rápidamente y en muy poco tiempo, teniendo en cuenta la magnitud del desastre que le afectó”, aseguró en una rueda de prensa Al Qaisi, recién nombrado para el cargo después de que el juez que investiga la deflagración ordenara el martes el arresto de su predecesor.

El funcionario explicó que el puerto vuelve a estar completamente listo para recibir barcos, aunque la parte donde ocurrió la explosión sigue cerrada mientras se lleva a cabo la investigación del suceso.

La infraestructura portuaria quedó seriamente afectada por la deflagración el 4 de agosto de 2.750 toneladas de nitrato de amonio, que también causó graves daños a varios barrios de la capital libanesa y dejó al menos 180 muertos y más de 6.000 heridos, pero comenzó a recibir buques de carga solo seis días después.

Desde entonces, el puerto beirutí recibió 21 barcos, 12 de ellos de carga portacontenedores, 9 de otros tipos de carga y 6 eran naves internacionales, detalló Al Qaisi.

Precisamente, este miércoles el Ejército libanés anunció la llegada de un cargamento de trigo del Programa Mundial de Alimentos, que había prometido enviar la suficiente cantidad de este cereal para tres meses tras la destrucción de los silos donde se guardaban las reservas nacionales en la explosión.

(EFE)

Comentarios Facebook