Este miércoles el fiscal general de la República, Tarek William Saab, indicó que el caso del médico Antonio José Amell Cantillo, que comerciaba con medicamentos para combatir la COVID-19 en Valencia, se trata de falta de ética profesional y valores hacia la dignidad humana.

Así lo informó el fiscal en una rueda de prensa, donde ofreció detalles de la detención de Amell e indicó que esto corresponde a «una trama bochornosa, repudiable desde todo punto de vista, en tanto un profesional de la medicina de nacionalidad colombiana delinquió de manera aviesa».

El Ministerio de Salud distribuye medicamentos de manera gratuita para tratar la COVID-19 en el territorio nacional. Dichos fármacos son obtenidos por el Gobierno venezolano gracias a países aliados luchando contra el bloqueo económico que quiere imponer Estados Unidos.

«Gente que no entiende qué es la ética profesional, que se aprovechan de la manera más criminal de personas que se debaten entre la vida y la muerte», dijo al respecto.

Esta falta de valores van en contra del pensamiento bolivariano y del Poder Moral propuesto por el Libertador en el Discurso de Angostura, y se convierten en hechos que atentan contra la nación.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook