#LoÚltimo
Acá está el discurso completo de Pérez Pirela del acto del 19 de abril
Abril 21, 2015
La Iguana Google Plus

maperezpirela2004152.jpg

Este 19 de abril, en el acto oficial en conmemoración de los 205 años de la proclamación de la Independencia de Venezuela, el comunicador Miguel Ángel Pérez Pirela, hizo un recuento histórico sobre los hechos sucedidos en 1810, comparándolos con el momento actual que vive Venezuela, que enfrenta la amenaza de imperio estadounidense.

 

Durante su discurso en el Concejo Municipal de Caracas, Pirela destacó que el 19 de abril de 1810 se conjugaron cuatro elementos: autonomía, soberanía, independencia y el sentimiento antiimperialista.

 

A continuación el discurso completo:

 

Buenos días tengan todas y todos, especialmente mi querido pueblo de la ciudad de Caracas, muchísimas gracias y mis saludos más respetuosos para el alcalde del municipio Libertador doctor Jorge Rodríguez, ciudadano Ernesto Villegas jefe del Gobierno de Distrito Capital, querido amigo. Ciudadano Freddy Bernal presidente de la Comisión Presidencial para la Formación de los Cuerpos Policiales y concepción del nuevo sistema policial. Ciudadano Nahúm Fernández presidente del Concejo Municipal de Caracas. Diputados de la excelentísima Asamblea Nacional que nos acompañan, directores de la Alcaldía de Caracas, concejales municipales, mis respetos, medios de comunicación social presentes en este digno acto. Pueblo de Caracas todo.

 

En ocasiones como esta es sólito hacer un recuento histórico sobre los hechos sucedidos pero la moral, la política y más que la historiografía, la historia me obliga a que mis palabras sean guiadas hacia fines más actuales, más contemporáneos, pues nunca como hoy nuestra Patria, la Patria de Bolívar se encuentra amenazada por poderes imperiales, y fue precisamente un 19 de abril cuando el pueblo de Caracas, el pueblo de Venezuela y con él el pueblo de América Latina toda sintió el calor de la primera chispa de independencia, de soberanía, de autonomía, de libertad. Algunas veces nosotros nos acostumbramos a la idea del imperio y termina por convertirse en eso que los latinos llamaban un flatus vocis, es decir, un viento sin ningún tipo de contenido. Pero si hay un momento en la historia contemporánea de Venezuela en la cual podemos interpretar de manera fehaciente, compleja y a la vez integra lo sucedido aquel 19 abril es precisamente en este momento.

 

Y quisiera más bien dar una interpretación filosófica política de lo que sucedió en aquella época pero sobre todo y más que todo colocándola en un paralelismo histórico con nuestra época. Venezuela se encuentra en estos momentos sitiada una vez más por el imperio con la mayor fuerza bélica que jamás haya conocido la humanidad. Durante aquel 19 de abril era el imperio español, durante este 19 de abril es el imperio estadounidense que de manera prepotente nos ha decretado, nos ha declarado, nos ha enunciado como un peligro inminente a la seguridad de su pueblo. Con mi maestro Luis Brito García, en este mismo espacio tiempo habló sobre estos mismos temas les digo que las revoluciones casi siempre surgen del choque de los imperios, la Revolución Bolivariana que antecedió en 1797 Gual y España a través de la conspiración, Revolución Bolivariana que antecedió Francisco de Miranda en esos intentos de 1806, hoy día se encuentra más viva que nunca y no a partir de elementos románticos, etéreos, metafísicos u ontológicos. Se encuentra más viva que siempre, no nos olvidemos de la lucha bolivariana y precisamente a través de hechos fácticos palpables. Emparan en aquel momento ante la negativa popular dijo pues yo tampoco quiero mando, de manera casi indignante sin entender que a partir de ese 19 de abril, era el pueblo y el poder popular en toda su significación que se oponía a la categoría que nos habían impuesto a partir de 1492, que era la categoría del poder divino. El pueblo de Caracas entendió sin prepotencia y con mucha humildad que no se nos podía seguir imponiendo la esclavitud a través de un poder divino, que los elementos teológicos pasaban a un segundo momento y era ahora el hombre como diría Ortega y Gasset eran ahora elementos antropológicos los que tomarían la vanguardia. A partir de ese momento se estructuró el Poder Popular en Venezuela, rescatado 200 años más tarde por Hugo Rafael Chávez Frías.

 

Desde el punto de vista fenomenológico quiero rescatar sobretodo la figura del cabildo que se antepuso a partir de ese 19 de abril a la figura real, a la figura “divina” pues se habla de un cabildo autónomo del griego autosnomos, autos yo, nosotros; nomos ley. La importancia del 19 de abril es que una organización popular se estableció como un poder autónomo, es decir, un poder que resolvía en sí mismo la voluntad de lo que habría que resolverse en términos jurídicos, en términos normativos y en términos legales. Es esa la importancia más grande que tiene el 19 de abril, un pueblo que se hace autónomo y decide su propio futuro desde la voluntad popular. Estos ciudadanos y ciudadanas no son más que el concepto primario genético de la soberanía, que no es otra cosa que la posibilidad que tiene un pueblo como cuerpo compacto unido, único de escoger su propio futuro a través de su propia voluntad.

 

Muchas veces nosotros hablamos en discursos políticos y consignas algunas veces sin contenido, tengo que decirlo de soberanía. Si queremos entender realmente la palabra en la trascendencia y los limites últimos de la palabra soberanía, tenemos que mirar ese documento que como lo dijo y casi le salió del corazón al líder del Concejo Municipal “ha costado tanta sangre”. Esa acta representa la diferencia que existe entre un signo y un símbolo; un signo puede ser el rojo de un semáforo que se queda ahí, un símbolo es la trascendencia de un signo que va más allá, y esas firmas, esa tinta, ese texto representa como signo el símbolo de nuestra libertad.

 

Una libertad que por cierto, no fue la libertad única y exclusiva del pueblo caraqueño, una libertad que desde el mismo inicio ya tenía connotaciones nuestroamericanas. Una libertad que como más tarde diría nuestro himno, forjado precisamente en esas luchas tenía que seguir el ejemplo que Caracas dio. Desde la misma génesis de la libertad caraqueña y la libertad venezolana ya existía la libertad nuestroamericana, la libertad latinoamericana y caribeña. Y creo yo, estoy seguro, que ese es el legado de la ciudad de Caracas. Una ciudad libertaria, libre pero sobretodo exportadora de libertades. No es en balde que es la ciudad de Bolívar, no es en balde que fue el epicentro en el siglo XIX de las libertades de otros pueblos, no es en balde que Caracas es la cuna de ejércitos populares que salieron de sus fronteras y terminaron en lo que es hoy en día Colombia, Panamá, Ecuador, Perú y el alto Perú que conocemos hoy día como Bolivia.

 

Pero, ¿Cuáles son los elementos filosóficos de esta libertad del 19 de abril? La primera la comentaba poco hace, autónomos, autonomía. La segunda la soberanía, la tercera la independencia y la cuarta como elemento antitético el antiimperio. Venezuela, el pueblo venezolano, Caracas misma es un pueblo como dirían los profesores Mario Sanoja e Iraida Vargas genéticamente igualados, somos un pueblo de igualados. Somos un pueblo que llevó a la práctica esos ideales iluministas de Liberté, Égalité, Fraternité aplicamos en nuestros actos y con nuestra sangre con un pueblo mixto cuya primera característica era acabar con las clases sociales la libertad. En aquellas actas y en aquellas proclamas estaba el hombre como epicentro, como capital del universo y no más un rey autodenominado por poder divino. Los derechos del hombre fue la primera prerrogativa filosófica política que se avanzó en esos actos del 19 de abril. Pero un derecho del hombre no entendido única y exclusivamente como un derecho humano vacío que sirve a los imperios hoy día para atacar pueblos, para destruir pueblos.

 

Desde el primer momento de aquel 19 de abril se entendían ya los derechos del hombre en un sentido más amplio, como derechos sociales y como eliminación de las clases sociales, si hay un elemento fundador de la República ahora lo podemos decir Bolivariana de Venezuela es que el pueblo nació y el hombre nació como capital primera y última de las prerrogativas de la misma. Con Tomas Hobbes contradecimos aquella ley filosófica que decía Homo homini lupus, el hombre es el lomo del hombre, desde el primer momento se contradijo a Tomas Hobbes, se contradijo a la filosofía moderna desde el primer momento se contradijo incluso la teorías maquiavélicas que profesaban que el fin último de la política es la táctica y la estrategia con fines egoístas e individualistas. El pueblo de Caracas, los ciudadanos, los que más tarde serian ciudadanos de la República Bolivariana de Venezuela entendieron que no habían derechos humanos sin derechos sociales, y que la política no debía entenderse únicamente como la guerra de todos contra todos. Y que los ejércitos no solamente estaban para pisotear el pueblo y crear imperios.

 

Nuestros ejércitos desde el primer momento fueron ejércitos populares aunque también la historiografía nos dice que en muchos casos nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana trato de ser doblegada y trató de convertirse en un instrumento para fines elitéscos.

 

Las revoluciones que asumió el poder, el Cabildo de Caracas partía de ese autonomos de esta autonomía, de esa soberanía, de esa independencia los revolucionarios compusieron, nos dice la historia e hicieron circular desde las primeras horas canciones alegóricas a la independencia que estaban haciendo en las cuales convidaban a toda Hispanoamérica, a toda Latinoamérica y el caribe desde aquel 19 de abril a hacer causa común y a tomar a los caraqueños y a las caraqueñas como modelos para dirigir las revoluciones de la región.

 

Desde México hasta la Patagonia, ahí nacen precisamente los primeros textos, algunos infantiles otros populares que ustedes conocen y más que conocen interpretan y entienden. Unidas con lazos que el cielo formó la América se cantaba entonces, quizás en otras tonalidades y en otras palabras seguid el ejemplo que Caracas dio.

 

Lentamente nosotros los venezolanos, nosotros las venezolanas estábamos volviéndonos punta de lanza en la creación de libertades y en la concepción de procesos revolucionarios que iban mucho más allá de rebeliones. Interpretar el 19 de abril como una rebelión quizás acaso será certero desde el punto de vista histórico pero una rebelión que fue la semilla para que naciera una Revolución que lleva ya 200 años tratando de ser pisoteada y que sigue forjando libertades no solamente en Caracas, no solamente en Venezuela sino en Latinoamérica toda e incluso en los pueblos del sur del mundo.

 

Es así que tenemos que interpretar nosotros el 19 de abril, pues yo tampoco quiero mando decía Emparan indignado, alcalde, pues yo tampoco quiero mando se le parece mucho a las palabras de Roberta Jacobson justo antes de la Cumbre cuando se decía decepcionada por el apoyo unánime a Venezuela en la región. Muchos son los paralelismos que podemos hacer nosotros mientras aquel 19 de abril que indignó al imperio español y este 19 de abril que sigue indignando imperios.

 

Voy más allá y si me permiten hacer un actualización de las indignaciones y de las amenazas que en estos momentos seguimos viviendo nosotros, quisiera por ejemplo citarle las declaraciones de la exsubsecretaria de defensa de los EEUU quien en Colombia, por cierto decía, hablo de Mary Beth Long, las Fuerzas Armadas Colombianas ven a Venezuela como una amenaza y están preparadas para enfrentarlas. Insisto, plantear esto es un error antes que todo histórico, porque la libertad de Venezuela nació con una libertad colectiva, con una libertad social, con una libertad continental seguramente la señora Mary Beth Long, también ella está muy decepcionada por el curso de la historia y permítame decirle como muy decepcionado esta aquel que decretó a Venezuela como un peligro para su pueblo.

 

Hablo yo de Barack Hussein Obama, gente indignada por doquier en el norte del mundo, en los imperios del norte del mundo, cuando el director de La Agencia De Inteligencia del Departamento de Estado de Defensa de Estados Unidos, Vincent Stewart, dijo con un lenguaje más parecido al de un pitoniso, que el de un director de agencia de inteligencia que Venezuela enfrentará protestas masivas antes de las elecciones. Una vez más así como se veía aquella Capitanía aquellos suburbios del mundo que representaba Venezuela mientras los franceses de Napoleón estaban entrando en el imperio español de la misma manera, él en un informe de amenaza mundial, nos coloca como una amenaza mundial para el imperio, seguramente indignado como Madariaga también estaba desde otro punto de vista John Kelly jefe del Comando Sur dijo que Venezuela está a punto de colapsar o de implotar por su situación económica y que esto será antes de las elecciones.

 

O voy más allá subiendo en la jerarquía diplomática de EEUU, citando a John Kerry, secretario de Estado, quien amenazó a Venezuela con más sanciones si seguía tomando decisiones incorrectas y remando en esta prepotencia imperial diciendo que Venezuela sigue avanzando por la dirección equivocada.

 

Con el honor que me da la Municipalidad quisiera darle una muy mala noticia a Estados Unidos entendido como imperio y no como pueblo y es la misma mala noticia que se le dio aquel 19 de abril. Los caraqueños, las caraqueñas, los venezolanos y las venezolanas seguimos desgraciadamente para ellos tomando decisiones equivocadas pues estamos dispuestos a ser libres, a ser independientes, a ser autónomos y a ser soberanos.

 

No quiero yo fastidiar con mis palabras, ni con las palabras de Emparan. Insisto pues yo tampoco quiero mando, señor Emparam nosotros tampoco queremos que usted tenga mando sobre los caraqueños y las caraqueñas sobre los venezolanos y las venezolanas, señor Obama tampoco queremos que usted tenga mando. Y por eso se lo dijimos no solamente en castellano, sino también en inglés con una etiqueta que incluso en su mismísima ciudad se colocó como tendencia mundial.

 

Para terminar desgraciadamente y no quiero yo ser aguafiestas citando a un sector político entreguista entregado desde hace muchos años y mucho tiempo a los imperios hoy día tenemos la mala noticia que el pueblo en más de 90 por ciento se opone a Obama y a su decreto.

 

Pero la mala noticia es que desgraciadamente un sector político nuestro no estuvo a la altura de la situación y de la historia como no estuvo tampoco durante aquel 19 de abril. La historia sigue corriendo y como dijo Engels en muchos casos la historia parece no enseñarle nada a nadie.

 

No es en balde que Barack Hussein Obama se atrevió a decirle a los presidentes latinoamericanos y caribeños que a él no le interesaba la historia. La respuesta ya se la dieron los pueblos y ya se la dieron nuestros líderes y por cierto la respuesta a una afirmación contra la historia de Obama fue una respuesta histórica.

 

Pero hoy día siguen existiendo en nuestras fronteras elites políticas más cercanas a los imperios que a los pueblos incluso élites políticas que se atreven a erigir a figuras reales como Felipe González como nuevo enviado por la Corona para resolver problemas en la Capitanía General de Venezuela, en los suburbios de Venezuela. Hoy le decimos a esa coalición de expresidentes fatídicos en su gran mayoría que se están uniendo para atacar desde el punto de vista internacional a Venezuela que no nos da pena solamente su actitud antisoberana, antipatriota y antilatinoamericanista que lo que más nos avergüenza es que esa coalición que pronto comenzara ataques sin precedentes contra Venezuela justo antes de estas históricas elecciones quieren que sea precedido por Felipe González una vez más una parte minoritaria de nuestra América Latina no solamente sigue postrada ante los imperios sino que además que a la corona española y a los españoles de esta y otras épocas como los enviaron para resolver la paz, las leyes, las normas, la política y la moral de nuestros pueblos.

 

Hoy más que nunca levantamos nosotros los caraqueños y las caraqueñas sobre los venezolanos y las venezolanas la voz contra EEUU entendido como un imperio contra otro cualquier imperio que a partir de estos días de armas bélicas o simbólicas como los medios de comunicación quieran decidir el futuro de nuestros pueblos, soberanía la posibilidad que tiene un pueblo de decidir dentro de sus fronteras su propia voluntad, leyes y futuro, autonomía la posibilidad que tiene una persona una nación un Estado de decidir sus propias leyes, independencia que decir de independencia? Solamente me vienen dos nombres Bolívar y Chávez. Muchísimas gracias.

 

(LaIguana.TV / Ciudad Ccs)