El presidente de la República, Nicolás Maduro, informó al país que unos 10 mil connacionales entraron al país por vías informales contagiados con COVID-19, distribuyéndose por todo el territorio nacional, provocando así un mayor número de casos.

Al tiempo denunció, en transmisión de radio y televisión este domingo, las acusaciones de algunas ONG de que en Venezuela el gobierno estigmatizara estas personas, cuando su intención era alertar a ellos mismos y a las personas cómo ponían en riesgo su salud y las de sus allegados al no ingresar legalmente al país. Por fortuna, indicó que a día de hoy estos pasos ilegales están controlados.

“En el mundo algunas ONG, disfrazadas de defensoras de los DDHH, empezaron a decir que nosotros estigmatizamos a los connacionales que venían de regreso. No dicen nada de la xenofobia en Brasil, en Colombia, en Perú, en Chile”, desestimó el Presidente de la República.

Venezuela es el único país de Suramérica donde el Estado asume al 100 % la atención médica a los contagiados por Covid-19, en hoteles sanitarios, hospitales y CDI, los cuales les brindan hospedaje, comida y atención médica gratuitos.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook