La justicia británica anuló este lunes la decisión de entregar a Juan Guaidó las 31 toneladas de oro que pertenecen a Venezuela y que se encuentran depositadas y bloqueadas por el Banco de Inglaterra.

De acuerdo a los convertidores digitales a los que se pueden acceder a través de la web, 1 tonelada equivale a 35.274 onzas; es decir, 31 toneladas equivalen a 1 millón 093.494 onzas.

En ese sentido, según el conversor de divisas XE, 1 onza de oro equivale actualmente a 1.915,08 dólares. Entonces, según este indicador, las 31 toneladas del oro venezolano secuestrado por el Banco de Inglaterra tendrían un valor actual de 2.094 millones 239.975,36 dólares.

Recordemos que la misma justicia británica había dicho que Guaidó, quien –apoyado principalmente por el régimen de Donald Trump en los Estados Unidos y otros gobiernos cómplices- se hizo pasar ante los ingleses como supuesto presidente de Venezuela, a pesar que no tiene ningún control sobre el país que gobierna el presidente Nicolás Maduro, electo en 2018 con más de 60% de los votos.

Una corte comercial de Londres había estimado en julio pasado que Guaidó fue «reconocido inequívocamente» como jefe de Estado con todos los poderes por el Reino Unido, cuando junto a medio centenar de países —que ya no lo reconocen— Londres lo consideró en febrero 2019 «presidente constitucional interino de Venezuela hasta que se puedan celebrar elecciones presidenciales creíbles».

Esto, alegaba la corte, le concede —según dicha decisión— el control del oro guardado en las cámaras acorazadas del Banco de Inglaterra, razón por la que impidieron al Gobierno legítimo de Maduro recuperar una parte del total de los fondos, que estaría valorada en 1.000 millones de dólares, necesaria para combatir la pandemia de la COVID-19.

Ante la decisión de esa corte británica, Venezuela denunció el hecho como un «descarado robo de piratería» y acudió ante el Tribunal de Apelación de Londres para denunciar el hecho, razón por la cual se determinó que el caso no es tan sencillo; pues en opinión de los jueces Lewison, Males y Phillips la declaración del entonces ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, para reconocer a Guaidó fue ambigua.

Por esta razón, indican que antes de seguir adelante con este asunto «de fuertes implicaciones diplomáticas y financieras», hay que aclarar si a Guaidó verdaderamente se le otorgó en realidad algún poder y cuál fue ese.

«Será necesario determinar si el gobierno de Su Majestad reconoce al señor Guaidó como presidente de Venezuela a todos los efectos y, por consiguiente, no reconoce al señor Maduro como presidente a ningún efecto» o si «también reconoce al señor Maduro como la persona que de hecho ejerce algunos o todos los poderes del presidente de Venezuela», escribieron los jueces en su decisión.

Durante tres días de juicio centrados en cuestiones extremadamente técnicas a finales de septiembre, los abogados de Caracas se esforzaron por demostrar que al no haber roto relaciones diplomáticas con Maduro, y seguir manteniendo a sus respectivos embajadores, Londres «reconoce aunque no apruebe» al Gobierno venezolano.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook