La Comunidad de Madrid estudia solicitar al Gobierno central el establecimiento de un toque de queda para limitar la movilidad en la región durante determinadas horas del día para contener los contagios de COVID-19.

«Lo estamos estudiando», dijo el consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, en un desayuno informativo organizado por la agencia Europa Press.

Según explicó, esta medida fue propuesta a las autoridades regionales por parte de los representantes de los colegios de médicos.

Es una decisión que no veríamos mal, siempre que se permita condicionar la actividad económica», añadió Escudero.

Actualmente la movilidad está restringida en los principales municipios de la Comunidad de Madrid a través de cierres perimetrales que fueron impuestos por el Gobierno central mediante la declaración de un estado de alarma.

Tras algo más de dos semanas bajo esas restricciones, la Comunidad de Madrid consiguió reducir la incidencia del virus, pero ésta sigue siendo muy elevada, con 439 contagios por cada 100.000 habitantes, según los últimos datos oficiales.

El estado de alarma expira este 23 de octubre y, al menos de momento, el Ministerio de Sanidad no tiene intención de prorrogarlo, lo que obliga a las autoridades a buscar nuevas herramientas con las que contener al virus.

En opinión de Escudero, el establecimiento de un toque de queda «como el que se ha decretado en Francia» podría ser una buena alternativa, aunque subrayó que «la Comunidad de Madrid no tiene cobertura legal para hacerlo» por lo que «tendría que ser una decisión del Gobierno de España».

(Sputnik)

Comentarios Facebook