Un estudio realizado por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) resalta que durante los comicios presidenciales de Bolivia realizados el pasado domingo 18 de octubre, los 86 centros de votación que fueron objetados por la Organización de Estados Americanos (OEA) y que se utilizaron como pretexto para decir que se había cometido fraude en los resultados que dieron como ganador al presidente Evo Morales Ayma, esta vez llegaron a obtener la misma cantidad de votos e incluso más que en las elecciones de 2019, que posteriormente terminaron en un golpe de Estado

Al respecto, Alfredo Serrano Mancilla, director del CELAG, dijo en Twitter que se dedicaron a revisar con detalle la votación 2020 en esos 86 recintos que fueron objetados por la OEA en 2019, y así como se dio la victoria de Luis Arce a la presidencia, que ratifica la voluntad del pueblo boliviano y su apoyo al Movimiento al Socialismo (MAS), «se comprueba (…) que jamás hubo fraude».

«Esa fue la excusa para hablar de fraude. Se comprueba que efectivamente el MAS tiene la misma votación (o incluso más). Jamás hubo fraude», subrayó Mancilla, quien acompañó el mensaje con la etiqueta #AlmagroDimisión, en referencia al secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien fue responsable del llamado fraude y el consecuente golpe de Estado que instauró una dictadura cívico militar encabezada por Jeanine Áñez.

El mensaje de Serrano en Twitter va acompañado de una imagen con los centros de votación mencionados donde se comparan las cifras de ambas elecciones,  se observa con claridad el comportamiento de los votantes en apoyo al MAS.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook