Con pocas horas de diferencia, la gobernante de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, y el político ultraderechista venezolano Leopoldo López, emprendieron acciones que, de acuerdo con el portal La Tabla, «exponen su derrota» y se corresponden con una huida, para no hacerse responsables de los crímenes cometidos.

Esta fuente precisa que ambos son «responsables de golpes de Estado (o intentos frustrados) contra gobiernos progresistas en Latinoamérica». 

Resumen Latinoamericano reportó este viernes que tras la victoria de Luis Arce en los comicios del pasado domingo, Áñez habría solicitado visa estadounidense para 350 funcionarios de su gobierno, citando una carta leída por el periodista Tom Brokaw, adscrito a la cadena estadounidense NBC. 

HispanTV indica que «la razón detrás de dicha petición, es la preocupación que el gobierno de facto boliviano tiene de ser enjuiciado por el gobierno del presidente electo, Luis Arce Catacora».

Por su lado, AFP, El Mundo, El País, Semana y otros medios divulgaron la noticia de la fuga de López a través de la frontera colombo-venezolana, aludiendo a fuentes de la familia del político. 

López Mendoza está evadido de la justicia venezolana desde el 30 de abril de 2019, momento en el que se fugó de la prisión domiciliaria en la que purgaba una pena de 13 años por liderar en 2014 actos terroristas y sediciosos, para protagonizar un fallido golpe de Estado en contra del gobierno del presidente Nicolás Maduro. 

Tras el fracaso de la acción insurreccional, se escondió en la embajada de España en Caracas hasta este 24 de octubre de 2020, cuando decidió escaparse, esta vez, con destino a Madrid, donde reside su familia. 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook