El prófugo de la justicia venezolana Leopoldo López, quien hasta el fin de semana estuvo protegido por el Reino de España en su embajada de Caracas, finalmente concretó su fuga de Venezuela a través de «un elaborado plan» que lo llevó en un largo viaje que en primera instancia lo habría hecho pasar por varios puntos migratorios de distintos países.

Según relata un despacho del diario español El País, la travesía de Leopoldo López —cabecilla del grupo extremista de ultraderecha Voluntad Popular— se pudo haber fraguado con la complicidad de al menos tres gobiernos extranjeros que le permitieron cruzar sin identificación sus puntos de control migratorio hasta hacerlo llegar a Madrid, España.

Leopoldó López «contó con la ayuda de varios países que le proporcionaron la documentación pertinente y garantizaron resguardo durante las etapas de su viaje, hasta llegar a España», asegura —por su parte— el diario venezolano de extrema derecha El Nacional.

Entre tanto, el diario ABC —también del país ibérico— dice que «para entrar en España», López «se vio obligado a utilizar una identidad falsa, ya que el único documento que llevaba consigo era una fotocopia de la cédula de identidad».

Según ABC, López habría logrado viajar a Madrid desde Miami, Estados Unidos. «Para entrar en España el dirigente venezolano se vio obligado a utilizar una identidad falsa, ya que el único documento que llevaba consigo era una fotocopia de la cédula de identidad (el DNI español). Así lo han asegurado a ABC, fuentes conocedoras de la operación de salida de López».

López llegó a España en vuelo comercial

Por su parte, añade El País que «todavía se desconocen los detalles del periplo de la salida de López. Una de las posibilidades es que hubiera salido por la frontera de Colombia y tomara un vuelo directamente (a Madrid desde Bogotá), otra que hubiera salido por vía marítima a la isla de Aruba y tomara un avión desde un tercer país».

«Tras aterrizar este mediodía en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. La llegada a España se aguardaba con gran expectación desde que se supo este sábado que López había abandonado la residencia del embajador de España en Caracas, donde permanecía resguardado desde el 30 de abril de 2019, tras participar en un fallido levantamiento militar. El opositor al chavismo no se ha dejado ver a su salida del aeropuerto madrileño y se encuentra ya en su domicilio, según han indicado a El País fuentes familiares».

El mismo medio agrega: «Un nutrido grupo de periodistas esperaba en la Terminal 4 del aeropuerto de la capital española desde primera hora de la mañana, pero la espera ha sido inútil, ya que no ha salido por la puerta habitual de pasajeros, pese a que llegó en un vuelo comercial. Fuentes del aeropuerto madrileño no desvelaron si López había llegado vía Bogotá o Miami ni cuáles habrían sido las escalas del viaje».

Entre tanto, el Ministerio de Asuntos Exteriores de España dijo en un comunicado que la decisión de López de abandonar la Embajada española en Caracas ha sido “una decisión personal y voluntaria”.

Además, en el texto, se asegura que España “condena las detenciones de personal laboral de su Embajada así como los registros producidos en domicilios de personal adscrito a la misma, actos que suponen un incumplimiento de las obligaciones contenidas en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas”.

También reitera que la solución a la crisis venezolana pasa por “una salida negociada, dirigida por los propios venezolanos que permita la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias con plenas garantías democráticas”.

Venezuela condena complicidad de España

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, señaló al actual embajador español en Caracas, Jesús Silva Fernández, de “facilitar” la salida del “loco” Leopoldo López del país. “Él era un huésped y los huéspedes no huyen. El embajador tiene que haberlo, aunque sea, acompañado hasta la puerta. Debe haberlo apoyado con algo”, dijo Cabello.

Además, en un comunicado firmado por el canciller venezolano, Jorge Arreaza, Caracas rechaza lo que considera “la flagrante violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas por parte del Gobierno de España, al facilitar, con notable complicidad, la fuga del terrorista Leopoldo López».

Arreaza también denuncia que España alienta y ampara la fuga de “un peligroso delincuente” y además demuestra —una vez más— «la práctica antidiplomática y hostil del Estado español hacia Venezuela”.

En medio de esto, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), según indican fuentes diplomáticas de la embajada española en Caracas, habrían detenido —por estar presuntamente involucradas en el caso de López— a un vigilante privado de la Embajada y una empleada del prófugo que se encargaba de llevarle comida, indicó la agencia EFE.

Los implicados serían José Jerjes Neira, que llevaba años trabajando en la Embajada de España, y Nubia Campos, quien se encargaba de llevar la comida a López durante su estancia en el recinto diplomático.

«Fue una salida voluntaria»

Entre tanto, según fuentes de la familia de López, citadas por El País, el prófugo de la justicia venezolana “ha salido voluntariamente” y no ha habido ninguna presión por el Gobierno de España.

López, cabecilla de Voluntad Popular, pasó tres años en la cárcel militar de Ramo Verde, de los 14 a los que fue condenado por su participación en el plan sedicioso «La Salida» que entre febrero y marzo de 2014, dejó como resultado 43 personas asesinadas, otras mutiladas, torturadas y al menos unas 3.000 heridas. Luego fue llevado a un arresto domiciliario con beneficio de casa por cárcel.

Tras el intento fallido de golpe de Estado del 30 de abril de 2019, López se instaló en la embajada de España en Caracas, donde duró unos 18 meses hasta escapar el pasado sábado 24 de octubre de 2020 y aterrizar el domingo 25 en la capital de España. El pasado 30 de abril de 2019, López también se escapó del arresto domiciliario en el que se encontraba para unirse a un fracasado levantamiento militar que también encabezó Juan Guaidó.

Fuentes de ABC afirmaron, que López emprenderá «muy pronto» una gira internacional para hablar sobre las elecciones parlamentarias convocadas para el 6 de diciembre en Venezuela, que son consideradas fraudulentas por la oposición aunque están dentro del mandato constitucional.

Según Antonio de la Cruz, analista político y director de Inter American Trends, explicó en una entrevista para El Nacional que la salida de Leopoldo López del país obedece principalmente al cambio del embajador español en el país.

De la Cruz explicó que la designación de Juan Fernández Trigo como nuevo diplomático «representaba un peligro» para la estancia del dirigente opositor. “El nuevo embajador de España viene de ser el representante de España ante Cuba. Tiene vinculaciones y buenas relaciones con el régimen de la isla”, indicó.

“Al tener tanta vinculación con la isla de Cuba y en un momento donde pueden venir cambios, Leopoldo es una carta muy fuerte que podría llevar a una negociación y esto no es favorable para una salida”, subrayó.

Versión del PanAm Post

Según el diario mayamero PanAm Post, propiedad de familiares cercanos a la ultraderechista María Corina Machado, la salida de Leopoldo López el sábado pasado del país, se habría dado «con la autorización del régimen de Nicolás Maduro, previa notificación de la Embajada de España al Palacio de Miraflores».

Añade el portal, que la salida de López «no fue una decisión espontánea. Se trataría de un acuerdo con Estados Unidos, alcanzado en una reunión secreta que se llevó a cabo en septiembre en México, según afirmó una fuente a PanAm Post».

«El encuentro no oficial entre el funcionario chavista Jorge Rodríguez y el enviado por la Casa Blanca, Richard Grenell, ocurrió el pasado 17 de septiembre en las afueras de Ciudad de México. En la reunión se discutieron temas como la liberación de los directivos de Citgo, detenidos en Venezuela en noviembre de 2017 —bajo arresto domiciliario desde diciembre de 2019— y la autorización para que Leopoldo López saliera del país», agrega el portal con sede en El Doral, Florida.

En su despacho, el PanAm Post cita información publicada por The New York Times, el pasado miércoles, donde dice que «el presidente estadounidense, Donald Trump, había enviado a Grenell a reunirse con Rodríguez en México. Su objetivo era presionar la salida de Nicolás Maduro del poder y anotarse otra victoria diplomática antes de las elecciones. El diario neoyorquino indicó que no hubo ninguna evidencia de que el viaje del enviado de Trump hubiera surtido algún efecto para facilitar una transición pacífica en Venezuela».

«Richard Grenell es un cercano aliado del presidente Trump. Ha desempeñado cargos importantes en la administración. Fue director interino de Inteligencia Nacional, embajador en Alemania y recientemente estuvo a cargo de las negociaciones entre Serbia y Kosovo, que permitieron el restablecimiento de relaciones entre estos dos países», agrega.

Por su parte, la agencia de noticias Bloomberg —dice el PanAm Post— también divulgó la información que se filtró sobre este encuentro. «Agregó que Grenell siguió órdenes directas de Trump. Según esta publicación, ni el secretario de Estado, Mike Pompeo, ni el enviado especial para Venezuela, Elliott Abrams, estaban al tanto».

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook