La Fundación Simón Bolívar (FSB), brazo social de la estatal Citgo, con sede en EEUU, también ha sido desfalcada por el opositor Juan Guaidó y sus designados virtuales, como han hecho con todos los activos del Estado venezolano que se encuentran en el extranjero.

Desde el mes de marzo cuando Mariela Poleo tomó las riendas de la FSB, las “ayudas” entregadas por la Fundación adscrita a Citgo pasaron de miles a millones de dólares, informó el portal especializado en periodismo de datos La Tabla.

“Antes, en cambio, los ‘ganadores’ de las ayudas de Citgo recibían ‘solo’ $100 mil dólares para repartirse entre 7 organizaciones. Todas las ONG estaban en EEUU y la mayoría enviaba insumos a Venezuela y otras financiaban servicios en Ecuador y en la Guajira colombiana”, indicó el portal de investigación.

Antes de asumir sus nuevas funciones, Poleo ocupaba un alto cargo en la petrolera estatal de Noruega Equinor (antes Statoil), allí fue la “contralora” para Norteamérica de esta compañía que es una de las mayores productoras de petróleo y de gas natural costa afuera.

“La más reciente noticia de donaciones de la Fundación Simón Bolívar se registró el 8 de octubre y fue un acuerdo de subvención con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja por 500 mil dólares para financiar un hospital en el sur de Bolívar, Venezuela”, señaló La Tabla en un tuit.

También hay registro de que en agosto de este año, la FSB entregó un millón de dólares a tres supuestas organizaciones sin fines de lucro que dicen ofrecer atención a venezolanos. Estas son Aid for Aids International, Food for the Pobre Inc. y la Fundación Panamericana de Desarrollo (PADF).

En 2018, Aid for Aids International lanzó la campaña “Sanando Venezuela”, cuya imagen publicitaria eran las exMiss Universo, María Gabriela Isler (2013), Stefanía Fernández (2009) y Dayana Mendoza (2008). Supuestamente, el dinero era para “combatir” la malnutrición de niños en Venezuela.

Vale mencionar que producto del robo de Citgo por parte de la derecha, niños venezolanos que estaban en Italia y Argentina, quienes recibían una subvención por parte de la Fundación Simón Bolívar para sus tratamientos médicos cuando esta era administrada por el Estado venezolano, se vieron seriamente afectados en su salud.

La fundación filial de Citgo pagaba el tratamiento y las medicinas de alto costo a varios pacientes hepáticos y con otras enfermedades crónicas. Ahora esos recursos van a parar a partidos políticos para que sigan en su labor de desestabilizar el país y a ONG que dicen trabajar por los venezolanos pero cuyos resultados no se materializan.

(LaIguana.TV)

 

 

Comentarios Facebook