El actor escocés Sean Connery ha muerto a los 90 años, según ha informado la familia. Conocido por interpretar al primer James Bond, no sólo fue el primero en llevarlo a la gran pantalla, sino que protagonizó siete de los thrillers del espía británico más famoso del mundo cinematográfico.

Su carrera como actor abarcó décadas y sus numerosos premios incluyeron un Oscar, dos premios Bafta y tres Globos de Oro. Fue considerado en gran medida como el mejor actor que interpretó al 007 de todas las películas del agente al servicio de su Majestad.

Su Oscar llegó en 1988, cuando fue nombrado mejor actor de reparto por su papel de policía irlandés en Los intocables.

Connery se crió casi en la pobreza en los suburbios de Edimburgo y trabajó como pulidor de ataúdes, lechero y salvavidas antes de que su afición al culturismo le ayudara a lanzar una carrera como actor que lo convirtió en una de las estrellas más grandes del mundo.

Primero será recordado como el agente británico 007, el personaje creado por el novelista Ian Fleming e inmortalizado por Connery en películas que comienzan con Dr. No en 1962.

Como Bond, sus modales elegantes y su humor irónico para frustrar a villanos extravagantes y retozar con mujeres hermosas desmentían un borde más oscuro y violento, y creó una profundidad de carácter que estableció el estándar para quienes lo siguieron en el papel.

Se presentaba en las películas con la línea de la firma, «Bond – James Bond». Pero Connery no estaba contento con ser definido por el papel y una vez dijo que «odiaba al maldito James Bond».

Alto y guapo, con una voz gutural para igualar una personalidad a veces crujiente, Connery interpretó una serie de papeles notables además de Bond y ganó un premio de la Academia por su interpretación de un duro policía de Chicago en Los intocables (1987).

Tenía 59 años cuando la revista People lo declaró el «hombre vivo más sexy» en 1989. Connery era un ferviente partidario de la independencia de Escocia y tenía las palabras «Escocia para siempre» tatuadas en su brazo mientras servía en la Royal Navy. Cuando fue nombrado caballero a la edad de 69 años por la reina Isabel de Gran Bretaña en 2000 en el Palacio de Holyrood en Edimburgo, vestía un traje escocés completo que incluía la falda escocesa verde y negra del clan MacLeod de su madre.

Algunas de sus películas más importantes que no pertenecen al universo Bond incluyen Marnie (1964) del director Alfred Hitchcock, El viento y el león (1975) con Candice Bergen, El hombre que podría ser rey (1975) del director John Huston con Michael Caine, Indiana Jones y la última cruzada de Steven Spielberg (1989) y el la historia de la Guerra Fría La caza del Octubre Rojo (1990).

Los fanáticos del cine alternativo siempre lo recordarán interpretando el papel del Exterminator brutal Zed en la alucinante fantasía épica de John Boorman «Zardoz» (1974), donde Connery, de grandes bigotes, pasó gran parte de la película corriendo con un diminuto taparrabos rojo, botas de cuero hasta los muslos y cola de caballo.

Connery se retiró del cine después de disputas con el director de su última salida, la olvidable La Liga de los Caballeros Extraordinarios en 2003. «Estoy harto de tratar con idiotas», llegó a decir.

La franquicia Bond seguía siendo sólida más de cinco décadas después de que Connery la iniciara. Las películas generosamente producidas, repletas de artilugios de alta tecnología y efectos espectaculares, rompieron récords de taquilla y recaudaron cientos de millones de dólares.

Después del aplastante éxito de Dr. No, le siguieron más películas de Bond en rápida sucesión: From Russia with Love (1963), Goldfinger (1964), Thunderball (1965) y Sólo vive dos veces (1967).

Connery luego se preocupó por ser encasillado y decidió separarse. El actor australiano George Lazenby lo sucedió en el papel de Bond en On Her Majesty’s Secret Service en 1969.

Pero sin Connery carecía de lo que el público quería y lo atrajeron en 1971 para Diamonds Are Forever con tentaciones que incluían una parte de las ganancias, que, según dijo, iría a parar a un fideicomiso educativo escocés. Insistió en que sería su última vez como Bond.

Doce años más tarde, a los 53 años, Connery regresó como 007 en Never Say Never Again (1983), una producción independiente que enfureció a su antiguo mentor, el productor Albert «Cubby» Broccoli.

En una entrevista de 1983, Connery resumió la película ideal de Bond como «lugares maravillosos, ambiente interesante, buenas historias, personajes interesantes, como una historia de detectives con espionaje y escenarios exóticos y pájaros agradables».

Connery era un tipo muy diferente del personaje de Bond de Fleming con su impecable trasfondo social, y prefería la cerveza a los cócteles de martini con vodka de Bond que eran «agitados, no revueltos».

Pero la influencia de Connery ayudó a dar forma al personaje tanto en los libros como en las películas. Nunca intentó disfrazar su acento escocés, lo que llevó a Fleming a darle a Bond herencia escocesa en los libros que se publicaron después del debut de Connery

 

(El Mundo)

Imagen de archivo del actor británico Sean Connery

Comentarios Facebook