Este domingo 1º de noviembre, el presidente electo de Bolivia, Luis Arce, expresó su solidaridad con los comerciantes del mercado ubicado en el departamento de Santa Cruz cuyos establecimientos resultaron afectados por los actos vandálicos de la derecha extrema el pasado sábado.

Así lo manifestó a través de su cuenta en la red social Twitter donde instó a las autoridades abocarse en investigar los hechos e hizo un llamado a la calma para restablecer el flujo económico en estos tiempos de pandemia y luego del golpe de Estado que derrocó al expresidente Evo Morales.

«Nuestra solidaridad con los hermanos comerciantes del Mercado La Campana del Plan 3000 que perdieron sus casetas en el incendio de la madrugada del sábado. Las investigaciones deben esclarecer el caso. Bolivia necesita retomar las actividades económicas y la estabilidad en paz«, escribió en su cuenta.

En una nueva jornada de violencia, según reseña la prensa local, grupos minoritarios de extrema derecha como Unión Juvenil Cruceñista iniciaron protestas violentas en demanda de una auditoría de los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 18 de octubre donde dieron como ganador al candidato del Movimiento al Socialismo. Con petardos y piedras los extremistas atacaron viviendas y establecimientos comerciales.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook