La patada de ahogado que está haciendo el ahora expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, cantando fraude en las elecciones del pasado 3 de noviembre, resulta de los votos presenciales de los republicanos que fueron contabilizados el mismo día del sufragio.

El filósofo Miguel Ángel Pérez Pirela explicó recientemente en su programa Desde Donde Sea, transmitido por las redes sociales, que para Trump es difícil demostrar el fraude que está vociferando, luego de su derrota electoral el pasado martes frente a Joe Biden.

“Los resultados de los votos republicanos llegaron el mismo día de las elecciones. No es el mismo caso que los votos que se ejercieron antes del martes 3, donde hubo un récord de participación, estos fueron votos por correo y voto presencial pero previo a la fecha límite”, explicó el comunicador criollo.

A juicio de Pérez Pirela, según su investigación, los votos que impidieron la reelección de Trump, llegaron un poco después del 3-N y se prevé que estos fueron electores demócratas porque Biden mandó a votar antes de este día, para evitar la propagación del coronavirus.

“Por eso en el primer momento Trump recibió muchos votos, que luego se fueron desinflando para dar lugar a los votos demócratas que le dieron la victoria a Biden”, aseguró el escritor zuliano, sobre el meollo del sistema electoral gringo.

Pérez Pirela recordó que el ahora exinquilino de la Casa Blanca, “tiene fuerza política, financiera y la personalidad para hacer mucho daño con sus abogados en la Corte Suprema, él está judicializando el voto, dándole un golpe a la ya golpeada democracia y sistema electoral de EE. UU.”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook