El ataque de Estados Unidos contra Venezuela no se limita a las sanciones unilaterales y medidas coercitivas para socavar la economía y crear malestar en el pueblo, sino que ha diversificado el asedio con un cerco comunicacional y cultural creando una matriz de opinión con Jack Ryan, una serie que se transmite por Amazon Prime Video donde Venezuela representa una amenaza para la paz mundial.

El domingo inició la segunda temporada de la serie protagonizada por el actor John Krasinski, que participó en The Office. Jack Ryan es un personaje creado por el escritor Tom Clancy en la época de la Guerra Fría, para una serie de novelas ambientadas en el mundo de la inteligencia militar estadounidense.

Por aquel entonces, el blanco de los ataques culturales gringos era Rusia —y la Unión Soviética— y las supuestas armas nucleares, como por ejemplo se puede ver en el Libro La caza del Octubre Rojo, cuya película fue estrenada en 1990 con Alec Baldwin como Ryan y el desaparecido Sean Connery como el capitán desertor del submarino atómico ruso.

En la serie actual, los vientos de agresiones gringas orientaron la veleta hacia Venezuela, donde Jack Ryan, modelo ideal de hombre íntegro de la seguridad y la política estadounidense, sigue siendo un agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que arriesgará su vida para salvar a Venezuela del tiránico gobierno de «Nicolás Reyes», del caos, el terrorismo y el narcotráfico.

En esta nueva fantasía gringa, Venezuela posee más petróleo que el Medio Oriente, más oro que todas las minas de África y atraviesa una grave crisis humanitaria por sus gobernantes. No por las sanciones y medidas coercitivas, sino por el Gobierno.

«Nicolás Reyes» es un tirano que ascendió al poder en «una ola de orgullo nacionalista. En apenas seis años, este ‘tipo’ ha estancado la economía nacional a la mitad», como explica el personaje de Krasinski en el tráiler. Por otro lado, su contrincante político es «Gloria Bonalde», una profesora de historia convertida en activista.

Según Ryan, los noticieros, es decir, la mediática internacional, llaman al colapso en Venezuela «crisis», que en realidad es un «Estado fallido». Por eso, comparan a venezuela con Yemen, Irak y Siria. La diferencia es que Venezuela está a 30 minutos de EE. UU., al alcance de misiles de alta generación.

Sin embargo, los misiles no serían disparados desde EEUU. Ryan, en una conferencia muestra un mapa donde la flecha sale desde Venezuela y apunta a Miami.

La maquinaria bélica estadounidense ha sacado del baúl de nuevo a Ryan para conquistar el terreno ideológico donde ellos son una vez más los salvadores de la democracia y la libertad con un personaje construido ad hoc para el momento actual.

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook