Tras la destitución de Martín Vizcarra, quien ejerciera la primera magistratura en Perú entre marzo de 2018 y el pasado 10 de noviembre, el doctor en Filosofía y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela describió en Desde Donde Sea el actual contexto –casi catastrófico– del país andino, que tras la pandemia, vive una crisis sanitaria y económica sin precedentes en su historia, amén de la ya prolongada inestabilidad política, cuyo signo más reciente fue la salida de Vizcarra del poder

El experto indicó que Perú es uno de los países en los que el coronavirus ha golpeado con mayor fuerza, acumulando casi un millón de casos diagnosticados y cerca de 35.000 fallecidos, ocupando las posiciones 12 y 10 a nivel mundial en relación con estos parámetros. Registra, además, una de las tasas de decesos más altas en todo el mundo por causa de la COVID-19 y hasta hace pocas semanas, ningún país, proporcionalmente hablando, había sido tan duramente afectado por la pandemia.

Del otro lado, la recuperación económica es otro de los desafíos que debe enfrentar Perú. Al respecto, precisó que «a mediados del mes de agosto, el desempleo había aumentado a 8,8 %, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas e Informática. En ese momento –agosto–, alrededor de 995.000 personas estaban buscando empleo, en un país con un alto componente de economía informal».

El complejo panorama antes descrito, subsiste con una crisis institucional de largo aliento que, tras la aprobación de vacancia en contra de Vizcarra, se tradujo en protestas masivas en las principales ciudades del país.

Los ciudadanos advierten que la inestabilidad política es consecuencia de «una guerra a muerte» entre el Congreso y el Poder Ejecutivo, que ha hecho que Manuel Merino, cabeza del legislativo, encabece actualmente el gobierno, pese a que nadie lo eligió para ejercer la presidencia, como dejaron claro los manifestantes apostados en las afueras del parlamento, cuya consigna principal era «Merino no me representa».

Según un reporte de la cadena multiestatal teleSUR recuperado por el también director de LaIguana.TV para esta edición de Desde Donde Sea, «la situación evidencia las contradicciones existente entre los poderes constitucionales en el país, mientras se viven difíciles condiciones económicas y uno de los peores impactos de la pandemia a escala internacional, cuya solución reclaman los manifestantes».

El país, subrayó «está viviendo horas difíciles» y la situación le resulta particularmente preocupante, por los devastadores efectos que ha dejado la COVID-19, así como por la cantidad de connacionales que, alentados por las secuelas del bloqueo y las medidas coercitivas unilaterales, así como por el discurso mediático impulsado por las derechas regionales, decidieron migrar y eligieron a Perú como su destino.

«Hoy, los venezolanos estamos recibiendo a miles de connacionales que están regresando a pie, como que si estuviéramos en los siglos XVIII o XIX, desde Perú, escapando de todos estos azotes que hemos descrito», agregó.

Por si esto no bastara, desde las instituciones peruanas se ha impulsado un discurso xenófobo y racista en contra de los venezolanos residentes en Perú y a ese respecto, refirió las declaraciones de la congresista Esther Saavedra, en las que tildó a los venezolanos de «delincuentes» e indicó que «todos los venezolanos, malos o buenos» debían marcharse porque llegaban a «quitarle el trabajo a los peruanos». 

«Ese es el Congreso, esa es la discusión política en Perú: xenófoba, racista», apuntó.

En contraste y para concluir su disertación, destacó que en Venezuela seguiremos recibiendo a colombianos, ecuatorianos, peruanos y chilenos, «como lo hemos hecho históricamente, sin este espectáculo xenófobo que muchos gobiernos y ciudadanos están haciendo contra nosotros».

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook