El ciudadano de origen peruano identificado como Guillermo Miranda ofreció disculpas este miércoles 18 de noviembre, luego de las agresiones y amenazas que realizó el día de ayer contra un joven venezolano, trabajador de la empresa de servicio a domicilio Rappi, de nombre Junior Ramírez.

A través de un video difundido en la red social Twitter, Miranda consideró que no existen razones para justificar su “actitud” contra el venezolano, a quien llenó de calificativos y comentarios xenófobos por, presuntamente, entregarle en su departamento, un producto en condiciones no adecuadas.

El xenófobo inicia sus disculpas de la siguiente manera: “Buenos días, mi nombre es Guillermo Miranda y soy el protagonista del lamentable hecho que todos hemos visto en las redes desde la noche de ayer, bochornoso hecho cometido en contra de un joven trabajador venezolano, Junior Ramírez”.

“Yo personalmente quiero pedirte disculpas de corazón a ti, Junior Ramírez, por haberte hecho sentir tan mal, no hay razón que pueda justificar mi actitud ni los problemas personales por los que haya estado pasando en ese preciso instante, ni toda esta preocupación por la pandemia (del COVID-19) podrían justificar que yo te haya hecho sentir de esa manera, por lo cual quiero pedirte disculpas públicas, en primer lugar, a ti, de corazón, con la verdad. Me siento muy arrepentido y avergonzado de cómo me comporté”, agregó Guillermo Miranda.

“También quiero pedirle disculpa a todas las personas que se vieron aludidas con esta deplorable actitud”, tras excusarse con las personas que pudieron sentirse indignadas con sus comentarios xenófobos, en contra del trabajador venezolano, Miranda expresó que espera reunirse pronto con Junior Ramírez, para expresarle sus disculpas personalmente.

El día de ayer, Junior Ramírez fue víctima de agresiones verbales y amenazas físicas por parte de Guillermo Mirada, quien lo insultó porque las bebidas que transportaba se habían salido de su envase y mojaron la bolsa de papel que contenía los demás productos, haciendo caso omiso de que el empacado es responsabilidad del establecimiento de comida y no del joven.

Ante la actitud hostil de Guillermo Miranda, el joven optó por grabar al agresor como método de defensa personal ya que se le acercaba de manera amenazante.

Por su parte, la empresa de delivery Rappi, emitió un comunicado en el que manifiesta su rechazo “ante cualquier acto de violencia y discriminación, en particular ante los hechos denunciados por algunos medios de comunicación, referentes a los actos de intolerancia y agresión en contra de un repartidor que se encontraba realizando la entrega de productos a un usuario que realizó un pedido a través de la aplicación Rappi en la ciudad de Lima”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook