El dólar paralelo pasó de largo esta semana los 800.000 bolívares por dólar, un proceso especulativo que ha provocado una incontrolable y dramática subida de precios en todo el país.

La fijación de los precios de los productos y servicios que se fundamenta en torno al valor de la divisa estadounidense referenciada en el mercado paralelo, se ve reflejada, por ejemplo, en el precio de una harina de maíz -alimento para hacer las famosas arepas venezolanas-, que pasó de costar el pasado lunes, 16 de noviembre, poco más de 650.000 bolívares a valer este viernes, 20 de noviembre, 850.000 bolívares.

El comportamiento escandaloso del dólar paralelo se viene dando desde hace dos semanas, al mostrar un incremento exponencial que lo ha llevado de promediar 540.000 bolívares por dólar el lunes 9 de noviembre a cerrar este viernes 20 de octubre por encima de los 850.000 bolívares.

Tan sólo este viernes, el dólar pasó de 826.375.53 en la publicación de las 9:00 de la mañana a 855.871,44 en la actualización del promedio paralelo de la 1:00 de la tarde.

De hecho, esta semana, el incremento de la tasa de cambio del dólar paralelo pasó de los 678.785,30 -el lunes 16 de noviembre en la mañana-; para dar un salto sobre los 703.085,67 el miércoles en la tarde.

Luego el jueves 19 de noviembre pasó de 739.545,28, en la mañana, a 773.452,59 en la actualización de la tarde.

Otra tasa preocupante es la del dólar oficial emitido por el Banco Central de Venezuela (BCV) que pasó de 646.322.88 el lunes -16 de noviembre- a 710.701,52, este viernes 20 de noviembre.

Ambos marcadores en Venezuela son utilizados para el marcaje de precios de rubros y servicios, y en su mayoría los comerciantes toman como referencia el promedio paralelo, aunque legalmente la referencia debería ser la tasa de cambio indicada por el BCV.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook