El Gobierno ya ha preparado su plan sanitario para la Navidad. ¿Se podrá viajar con normalidad? ¿Qué pasa con las reuniones familiares? ¿Se podrá viajar a otra comunidad con normalidad? ¿Se amplía el toque de queda en los días de fiesta? ¿Puede venir un primo lejano a mi cena de Nochevieja? ¿Y qué ocurre con las cabalgatas de Reyes?

A todas esas preguntas contesta con detalle el documento. Sobre todo, a lo relativo a las reuniones familiares, eje principal de la Navidad. En ellas, «se recomienda limitar la participación a los miembros que pertenezcan al mismo grupo de convivencia. En el caso de que haya algún miembro externo no conviviente habitual, las reuniones serán de hasta un máximo de seis personas».

Esto operará para Nochebuena, Navidad, Nochevieja o Año Nuevo, donde se suelen celebrar las comidas y cenas más multitudinarias. Es decir, que los parientes que se unan a la celebración deberán pertenecer al núcleo de convivencia. Si no, no se podrá exceder la cifra de seis personas, que es la que establece la mayoría de las comunidades para la reuniones sociales. Sin embargo, una familia de 10 personas podrá celebrar la Nochebuena con normalidad, ya que viven juntos.

Así lo establece el borrador del documento de Propuestas de medidas de salud pública frente a la covid-19 para la celebración de las fiestas navideñas, elaborado por el Ministerio de Sanidad y que se llevará al Consejo Interterritorial para su análisis y debate con las comunidades autónomas.

Además, durante las celebraciones navideñas, «se mantendrá el confinamiento nocturno, no pudiendo salir a la calle en los horarios establecidos en cada comunidad autónoma tras la declaración del estado de alarma». Eso sí, los días 24 y 31 de diciembre «se ampliará el horario, limitándose la movilidad desde las 1:00 horas a las 6:00 horas». Actualmente el toque de queda de las autonomías está situado a las 23.00 (dos horas antes), pero tiene una horquilla de una hora más o menos.

El toque de queda a la 1 de la madrugada en Nochevieja es especialmente delicado, ya que la celebración alcanza su culmen a las 00.00 horas. Y suele ser en ese momento cuando comienza la celebración del nuevo año ya empezado. Pero ahora eso sólo podrá durar 60 minutos, incluyendo los desplazamientos de vuelta a casa. La otra opción es volver a casa a partir de las 6.00 horas.

Sanidad estipula que «no deberían acudir a ninguna reunión familiar o social» aquellas personas que «puedan haber estado expuestas a alguien con covid-19 en los últimos 14 días». Es decir, cuatro más que los 10 días actuales de cuarentena, para curarse en salud. Tampoco podrían quienes «hayan sido diagnosticadas con covid-19 y aún estén en periodo de transmisibilidad», quienes «tengan síntomas» y quienes «estén esperando los resultados de la prueba diagnóstica».

«Se recomienda evitar o minimizar las reuniones en el ámbito social (celebraciones del trabajo, antiguos alumnos, clubs deportivos, etcétera). En el caso de celebrarse, serán de un máximo de seis personas y preferiblemente en el exterior (al aire libre o en terrazas con máximo dos paredes)», añade el documento.

Viajes y transporte

Además, el borrador pide «evitar, como norma general, aquellos viajes que no sean estrictamente necesarios». Se permitirán los viajes entre comunidades, pero con la máxima precaución. En el caso de que «excepcionalmente» se vaya a realizar un viaje en el territorio nacional, tanto intercomunitario como intracomunitario, «éste debe hacerse de forma segura: cumpliendo las recomendaciones indicadas en cada medio de transporte, usando mascarilla, lavado frecuente de manos y manteniendo la distancia física», exhorta Sanidad.

En el caso de los viajes internacionales, los ciudadanos procedentes de un país o zona de riesgo deberán presentar un test diagnóstico con resultado negativo y realizado «en las 72 horas previas a la llegada a España». Si no, los servicios de sanidad exterior se la harán a su llegada. ¿Y los españoles que vayan al extranjero? Deberán atenerse «a las normas o restricciones que se apliquen en los países de destino».

Asimismo, el Ejecutivo recomienda a los estudiantes universitarios que regresan a casa para las vacaciones «que limiten las interacciones sociales los días anteriores de su regreso a casa y que extremen las medidas de prevención». «Una vez en casa, deben tratar de limitar los contactos, interactuar sobre todo al aire libre en lugar de en el interior y usar mascarillas».

El borrador también consagra «el aumento de la frecuencia de horarios del transporte público al máximo para evitar las aglomeraciones y posibilitar el cumplimiento de aforo». Eso sí, «garantizando una adecuada ventilación y que la población cumple las medidas de prevención que incluyen no hablar ni comer y hacer un uso correcto de la mascarilla». Y se favorecerá «un reparto del espacio público que promueva las actividades que se realizan caminando o en bici en las cercanías del domicilio, mediante la peatonalización de espacios, la creación de carriles bici o el mantenimiento de los parques abiertos».

El Gobierno hace mucho hincapié en que en todos los contextos «se deben mantener las medidas de prevención». Es lo que Sanidad llama la estrategia de las 6M: «Mascarilla (uso de mascarilla todo el tiempo posible), manos (lavado de manos frecuente), metros (mantenimiento de la distancia física), maximizar ventilación y actividades al aire libre (mantener las ventanas y puertas abiertas en la medida en que sea seguro y factible según la temperatura), minimizar número de contactos (preferiblemente siempre los mismos) y ‘me quedo en casa si síntomas, diagnóstico o contacto'».

Para Sanidad, «es importante establecer un marco común y claro de medidas que favorezca que las recomendaciones se hagan de una forma clara, consensuada y coordinada, además de lo más anticipada posible, para que haya tiempo suficiente para que la población se organice». Esta planificación también es relevante para el sector comercial «y su preparación para adaptar su negocio a las medidas recomendadas en estas fechas».

El documento pide «planificar unas Navidades diferentes sin quitarles el alma y el espíritu que las hace una de las fiestas más apreciadas por la ciudadanía», por eso recomienda «la no celebración» de cabalgatas. Y si se realizasen, se deberían plantear «alternativas que garanticen el cumplimiento de las normas de higiene y prevención», como, por ejemplo, «las cabalgatas estáticas» o «retransmisiones de eventos navideños por televisión».

Otro tipo de eventos como visitas a instalaciones de portales de Belén o conciertos navideños en los que se pueda controlar el acceso y la distancia interpersonal, «podrán mantenerse respetando un aforo del 50%».

Las actividades navideñas tradicionales que se celebren en cines, teatros, auditorios, carpas de circo o similar se realizarán «respetando el aforo vigente en la comunidad autónoma, siempre que se pueda mantener un asiento de distancia en la misma fila en caso de asientos fijos o 1,5 metros de separación si no hay asientos fijos, entre los distintos grupos de convivencia».

Y, cuando sea posible, las actividades culturales y las exposiciones típicas de estas fiestas «se realizarán al aire libre y siempre garantizando que se cumple la distancia de seguridad para minimizar el contacto entre los asistentes», apunta el documento.

Las ceremonias religiosas en espacios cerrados seguirán las normas de aforo regionales, pero se recomienda «no cantar y usar música pregrabada». «La celebración de eventos religiosos como la misa del gallo se podrá realizar siempre que no interfiera con la limitación horaria de la movilidad nocturna», reza el documento. Es decir, si termina antes de la 1 de la madrugada y permite a los asistentes volver a tiempo a casa.

El borrador opta por promover la compra «en el pequeño comercio, de vecindad, ya que favorece la disminución de las aglomeraciones, la realización de compras escalonadas en el tiempo y se minimiza la movilidad». «La población debe organizar sus compras con antelación para evitar las grandes aglomeraciones», recomienda Sanidad.

Se podrán organizar mercadillos navideños manteniendo los aforos establecidos en ese momento en cada comunidad autónoma «y siempre que sean al aire libre y se pueda mantener la distancia de seguridad».

Precisamente para impulsar a los comerciantes, el plan del Gobierno es, «en coordinación con las entidades locales», favorecer «un mayor uso del espacio público al aire libre de manera que haya más espacios disponibles para la ciudadanía así como para la realización de eventos culturales, hostelería y comercio». Pero no se podrá consumir alcohol en la vía pública, ni se podrá fumar si no hay «una distancia mínima interpersonal de, al menos, dos metros».

En el interior de los establecimientos se seguirán las normas de aforo establecidas en ese momento en cada comunidad autónoma. Se permitirá hasta un máximo de seis personas por mesa con una distancia mínima de 1,5 metros entre los comensales de una mesa y entre mesas diferentes. «Se debe garantizar una adecuada ventilación natural o mecánica».

En las zonas exteriores, se mantendrá una distancia mínima de 1,5 metros entre comensales de una mesa y entre mesas diferentes y se permitirá hasta un máximo de seis personas por mesa. «Se reforzará el mensaje de hacer uso de la mascarilla cuando no se esté comiendo ni bebiendo, y evitar el picoteo». Además, se recomienda no fumar en las terrazas.

La celebración de grandes eventos deportivos como la carrera de San Silvestre se podrá realizar siempre que no interfiera con la limitación horaria de la movilidad nocturna y utilizando estrategias para disminuir el contacto entre los corredores (limitación de aforos, salidas escalonadas o repartir la participación a lo largo de varios días) y se recomienda que se realice sin asistencia de público.

Todas estas recomendaciones requieren una labor de «coordinación entre todos los niveles, nacional, autonómico y local, trabajando conjuntamente con los municipios y las organizaciones de comerciantes», remata el documento.

(El Mundo)

Comentarios Facebook