Ante los resultados adversos de la violencia de La Salida, la oposición venezolana emprendió una nueva ofensiva de cara a las elecciones parlamentarias de 2015. Llevaron al límite la resistencia de la población y la sometieron a un escenario inédito de escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos, y hacia el exterior apoyaron las sanciones, el bloqueo y continuaron con la campaña mediática de desprestigio al Gobierno.

Durante la campaña electoral ofrecieron el alivio a la misma situación que ellos habían creado con la promesa de derrocar al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, manipularon a la población para ganar la mayoría de parlamentarios en la Asamblea Nacional, pero las colas y la escasez se multiplicaron, porque a la oposición le convenía mantener el escenario de caos para lo que vendría en adelante.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook