El Ministerio de Asuntos Exteriores de China condenó este 1 de diciembre las sanciones, impuestas por EE.UU. contra su empresa estatal China National Electronics Import & Export Corporation (CEIEC), por su relación con Venezuela.

La portavoz de la Cancillería, Hua Chunying, se expresó en contra del «abuso» de las sanciones internacionales y precisó que Pekín apoya los esfuerzos de Caracas para defender su soberanía.

En ese contexto, la vocera indicó que su país tomará las medidas necesarias para proteger los intereses y derechos de la compañía y alentó a Washington a levantar las restricciones impuestas.

«Las acciones pertinentes de EE.UU. representan un pretexto para presionar a las empresas chinas y venezolanas. China alienta a EE.UU. a respetar el derecho internacional y las normas básicas de las relaciones internacionales, adoptar las medidas reales para corregir sus acciones erróneas y cancelar todas las sanciones ilegales», destacó la portavoz.

De acuerdo con el Departamento del Tesoro de EE.UU., la compañía fue incluida en la lista de los llamados Nacionales Designados Especialmente (SDN, por siglas en inglés), de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC). 

«CEIEC ha proporcionado software, capacitación y experiencia técnica a las entidades gubernamentales de Venezuela, que luego se utilizó contra el pueblo de Venezuela», dice el comunicado del Departamento del Tesoro, en el que justifican la sanción.

En la explicación añade que la estatal china, específicamente, brinda apoyo cibernético, con expertos técnicos, a la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (CANTV), la principal proveedora de servicio de internet en el país sudamericano.

La Сancillería de Venezuela rechazó este lunes que EE.UU. impusiera sanciones contra la empresa CEIEC y tildó esa acción punitiva como «una medida desesperada de un gobierno frustrado y agónico». 

Para el gobierno venezolano, el objetivo de Washington con esa sanción a la empresa china es «generar dificultades a la población» del país suramericano, en víspera de las elecciones parlamentarias. No obstante, el Ejecutivo destacó que «ninguna medida desesperada de un gobierno frustrado y agónico» evitará la celebración de esos comicios el próximo 6 de diciembre.

(RT)

Comentarios Facebook