Este miércoles comenzaron los peritajes sobre la sangre, la orina y los hisopados tomados del cuerpo de Maradona durante la autopsia, así como también sobre el corazón del astro futbolístico.

También se autorizó la apertura de los teléfonos secuestrados en el marco de la causa que investiga las circunstancias de la muerte del «Diez».

Para supervisar la apertura de las muestras tomadas durante la autopsia fueron hasta la Superintendencia de Policía Científica en la ciudad de La Plata dos de los fiscales que integran el equipo que trabaja en la investigación, Laura Capra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Benavídez, y el fiscal general adjunto de San Isidro, Cosme Iribarren.

Según informaron las fuentes del caso a la agencia estatal Télam, allí se realizarán los peritajes toxicológicos que buscarán determinar si Maradona consumió alcohol, drogas o alguna otra sustancia en las horas previas a su muerte. Para los resultados, adelantaron los voceros, habrá que esperar.

Además, la sección patología trabajará sobre el corazón de Maradona, que fue extraído en forma completa y que, de acuerdo con las primeras observaciones de los forenses, padecía de una «miocardiopatía dilatada» y pesaba más de 500 gramos, casi del doble que uno normal.

Uno de los puntos que analizarán los profesionales es el «sistema de conducción cardíaco», es decir, las estructuras desde donde se produce y se trasmite el estímulo eléctrico que permite la contracción del corazón.

Por otro lado, serán estudiados el «pool de vísceras» (muestras de una serie de órganos para ver si hay enfermedades o lesiones) y las meninges, es decir, las membranas que recubren el cerebro.

Asimismo, por decisión de los fiscales, también trabajará en el análisis de otras muestras para estudios toxicológicos el Cuerpo Médico Forense (CMF), que depende de la Corte Suprema Justicia de la Nación. Estos expertos analizarán el mechón de pelo obtenido con bulbo para el estudio de “tóxicos de depósito”, el líquido ascítico que fue extraído del peritoneo y otro “pool de vísceras” pero con los tejidos adiposos.

Los médicos que hicieron la necropsia, el jefe del Cuerpo Médico de San Isidro, Federico Corasaniti, el jefe de la morgue de San Isidro, Agustín Grimoldi, el jefe del Cuerpo Médico de San Martín, Alejandro Vega, y el jefe del Cuerpo Médico de La Plata, Javier Grubiza, entregaron el pasado lunes en la fiscalía el protocolo de autopsia.

Según las conclusiones de los especialistas, Maradona murió como consecuencia de un «edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada».

La investigación

El juez de Garantías 2 de San Isidro, Orlando Díaz, autorizó este miércoles también la apertura de los teléfonos secuestrados en el marco de la causa que investiga las circunstancias de la muerte de Maradona y le concedió a las hermanas del “Diez” el recurso de apelación que presentaron luego de ser rechazadas como particulares damnificadas.

Díaz aún debe resolver -tiene tiempo hasta mañana- el pedido de eximición de prisión que presentó la defensa del médico Leopoldo Luque, uno de dos profesionales que la justicia investiga como posibles responsables de la muerte de Maradona.

Según las fuentes, son tres son las alternativas del magistrado: rechazar el planteo por abstracto, ya que aún los fiscales no pidieron el arresto de Luque por ningún delito; aceptarlo para que el médico permanezca en libertad en caso de que en un futuro se solicite su detención, o diferir la resolución hasta el momento en el que eventualmente el Ministerio Público Fiscal pida esa medida.

Luego de dictar la apertura de celulares y de resolver el recurso de apelación, Díaz devolvió el expediente a la Fiscalía General de San Isidro, para que los fiscales Laura Capra, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren sigan trabajando en la investigación.

Los celulares

Durante los allanamientos realizados este domingo y martes en los domicilios y consultorios de Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov se secuestraron 4 celulares: 2 en el caso de Luque -el suyo, marca iPhone, y el de su mujer-, y 2 en el de Cosachov.

Los fiscales intentarán extraer todo tipo de comunicación referida a la atención médica de Maradona y a lo sucedido en las horas previas, concomitantes y posteriores al momento de la muerte.

La herramienta tecnológica que tienen es el UFED (Dispositivo Universal de Extracción Forense, según sus siglas en inglés), un aparato que permite extraer de un celular, una tablet o cualquier otro dispositivo toda la información almacenada de la memoria o de las tarjetas SIM para su análisis forense.

Más allá de la autorización del juez, las fuentes aclararon que ahora se fijará una fecha de pericia y se notificará a cada uno de los abogados de la causa para que puedan participar con un perito de parte.

El recurso de apelación de las hermanas

Este miércoles, el juez Díaz también le concedió a los abogados Matías Morla y Yamil Castro Bianchi el recurso de apelación que presentaron luego de que el magistrado rechazara que las hermanas del exjugador sean tenidas en cuenta como particulares damnificadas en el expediente, al considerar que había otros familiares, como los hijos, con «mejores derechos».

Ahora será la Cámara de Apelaciones y Garantías de San Isidro la que defina si las cuatro hermanas de Diego, Claudia Mora, Ana Estela, María Rosa y Rita Mabel  pueden entrar al expediente o si avala el criterio del juez Díaz y las deja afuera de la causa.

El escrito de la apelación, firmado solo por Rita Mabel Maradona, señala que «la escueta resolución del magistrado se asimila más a un intento de declaratoria de herederos propia del fuero civil, que a la resolución a la que se le solicitó que se avoque».

Citando el Código Procesal Penal, la hermana de Maradona y su abogado sostienen que «toda persona particularmente ofendida por un delito de los que dan lugar a la acción pública tendrá derecho a constituirse en calidad de particular damnificado».

«¿Qué quiere decir el magistrado? Entiendo que interpreta que no me encuentro afectada por el deceso de mi hermano. Cosa por demás dolorosa, que no hace más que revictimizarme frente al suceso», dice el escrito. «Debo padecer ahora no sólo la situación en que me encuentro por la pérdida de mi hermano, sino también, que se me niegue el derecho a ser tenida por particular damnificada», agrega.

(Página 12)

 

Comentarios Facebook