Este jueves, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, sostuvo que las vacunas contra la COVID-19 deben ser declaradas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) como bienes públicos de beneficio global, y detalló que esta pandemia se combate solo con la unión de los pueblos.

Durante su intervención este jueves en la 31º Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas en respuesta a la pandemia de la COVID-19, precisó que es hora de que las grandes potencias cedan y levanten las criminales medidas cuando enfrentamos esta pandemia.

Explicó que la persecución económica contra Venezuela ocasionó pérdidas superiores a los 40 mil millones de dólares, así como el despojo de reservas de oro y la imposibilidad de adquirir alimentos, medicamentos e insumos para la industria nacional.

No obstante, el Dignatario subrayó que “los venezolanos no daremos nuestro brazo a torcer ante chantajes y presiones”, dado que “estamos determinados a forjar libremente nuestro destino”.

“Esta pandemia ha sacado a relucir grandes vulnerabilidades, no solo de los países en desarrollo, sino de los países más grandes del planeta, y se ha demostrado que el multilateralismo es la mejor respuesta ante esta pandemia, así como la solidaridad y la cooperación”, dijo el Jefe de Estado.

Indicó que se debe retomar el papel que algún día tuvieron estas instituciones como guía y rector de las relaciones internacionales.

Durante la intervención, destacó que en Venezuela se ha dado una respuesta a la COVID-19, signada por la gallardía y heroicidad de miles de hombres y mujeres, quienes, bajo la dirección unificada de las instituciones del Estado, han sabido poner todos los recursos humanos y materiales para servir al pueblo con entrega y dedicación.

Agregó que la COVID-19 solo será derrotado a través de una repuesta conjunta a partir del esfuerzo conjunto de los médicos, científicos y profesionales de la salud “que ha hecho gala de la entrega y el sacrificio en esta lucha por la salud y la vida”.

El Jefe de Estado aprovechó la ocasión para rendir tributo a las más de un millón 300 mil almas que en medio de esta inédita circunstancia perdieron la batalla contra la COVID-19, y reiteró que por ellas se deben mejorar los sistemas de salud, que sean verdaderamente públicos y de calidad para todos.

(VTV)

Comentarios Facebook