En Desde Donde Sea, el filósofo y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela analizó el fracaso del Plan Colombia para combatir el narcotráfico en el vecino país, situación que fuera admitida recientemente por la Comisión Política de Drogas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, si bien, desde su punto de vista, puede valorarse como un éxito por parte de Washington en el control del territorio colombiano y en el establecimiento de una cabeza de playa para amedrentar militarmente a los países de la región.

«Fue un fracaso en la lucha contra la droga, que, precisamente, era la excusa a partir de la cual el Plan Colombia se desarrolló, pero, si ustedes me preguntan si fue un fracaso tomar a Colombia como cabeza de playa para amenazar no solamente a Colombia, sino a países de la región, ahí yo les puedo decir que fue un total éxito», reflexionó el experto.

En su criterio, este anuncio de la Comisión Política de Drogas de la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense debe observarse con cuidado, pues ello no necesariamente es indicio del abandono del Plan y, en su lugar, pudiera tratarse de un paso para llevarlo a otro nivel o cambiarlo.

En el informe de 117 páginas, que fuera divulgado parcialmente por algunos medios de comunicación estadounidenses antes de ser presentado oficialmente, se «especifica que, desde hace un par de décadas, Estados Unidos ha asignado a Colombia 11.600 millones de dólares para ‘combatir el narcotráfico'», de los cuales 10.000 millones de dólares se han destinado al Plan Colombia, que constituye «el programa de ayuda bilateral más grande y de mayor duración de este hemisferio», comentó el analista.

En todo caso, por encima de los montos destinados por la Casa Blanca para el Plan Colombia y de su reciente valoración como «fracaso», Pérez Pirela destacó que el gobierno y el Ejército de los Estados Unidos «están completamente sembrados en territorio colombiano, con más de diez bases militares».

Esto le dio pie para puntualizar que la presencia estadounidense en Colombia ni había aplacado la violencia, ni había disminuido los cultivos de coca ni la producción de cocaína y tampoco había servido para que el país alcanzara «un equilibrio político», sino todo lo contrario.

«Colombia en este momento está rompiendo todos los récords –este año, precisamente– en masacres. Continúan las masacres en Colombia, (…) lo que nos hace pensar que el Plan Colombia falló, pero solamente para la sociedad colombiana, para la política colombiana, para el pueblo colombiano. Fue un éxito rotundo y total en la ocupación –formal o informal, directa o indirecta– del territorio colombiano por parte de los Estados Unidos», concluyó.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook