El cirujano colombiano Carlos Ramos desmintió los rumores que lo señalan de estar relacionado con la intervención quirúrgica que le practicaron el 7 de diciembre a la modelo e influencer Joselyn Cano, reconocida como la Kim Kardashian mexicana y que falleció después de someterse a la operación. 

En las redes sociales y medios de comunicación se generaron controversiales afirmaciones sobre la muerte de la artista tras realizarse una cirugía para aumentar sus glúteos, entre estos la vinculación con el doctor Ramos.  

En este orden de ideas, y de acuerdo con unas declaraciones que publicó un medio de la farándula colombiana, el médico salió al paso y explicó que no fue bajo sus tratamientos, atención u operación que murió Cano e indicó que el caso pudo haberle sucedido tanto a él como a otro colega, ya que se trata de un riesgo que está latente en los quirófanos.

El  cirujano neogranadino replicó unas aseveraciones que emitió otro galeno, el cual afirmó que si él se hubiera encargado de la intervención no habría ocurrido la fatalidad de la modelo.

“A cualquier médico se le puede morir un paciente y no quiere decir que sea un mal cirujano. Mis condolencias a los familiares y al colega que le sucedió, se debe estar sintiendo horrible”, enfatizó Ramos

Reiteró: “A mí no se me murió esta paciente, pero me pudo haber pasado”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook