Tras divulgarse la noticia de que a Ezeel David Espinoza Arias (15), joven prospecto del béisbol, le fue suministrado un desparasitante para caballos en una academia deportiva en El Tigre (Anzoátegui), sin el consentimiento ni el conocimiento de sus padres y que por esa razón se encuentra recluido en un centro de salud privado de esa ciudad en grave estado de salud, la Federación Venezolana de Béisbol publicó un comunicado en el que manifiestan su rechazo a estas prácticas y se solidarizan con la familia Espinoza-Arias, así como con las de sus dos compañeros que resultaron afectados.

Adicionalmente, en el texto se indica que ya notificaron a las autoridades del Ministerio del Poder Popular para la Juventud y el Deporte y del Instituto Nacional de Deportes (IND) y que estas se encuentran abocadas en la toma de las medidas pertinentes relacionadas con este caso.

La FVB precisa que se encuentra trabajando mancomunadamente con el ministerio de la Juventud y Deporte, así como con otras organizaciones particulares de cada estado del país, para elaborar un marco normativo que regule la operación de todas las instituciones privadas relacionadas con el béisbol.

¿Qué le pasó a Ezeel David Espinoza?

Según el reporte de la periodista Nilsa Varela Vargas para el diario regional El Vistazo, Ezeel sufrió una intoxicación medicamentosa causada por la ingesta de Panteq, un desparasitante de uso equino que contiene una mezcla de Oxfendazol y Triclorfón. Este último es un compuesto organofosforado capaz de causar severos efectos sobre el sistema neurológico e incluso, la muerte, si es administrado en dosis altas.

Diana Arias Yépez, mamá del joven deportista, le dijo al diario que el fármaco le fue suministrado sin su conocimiento ni autorización por el personal de la academia Tiger Sport Talent el pasado 15 de diciembre, que dispone, además de amplias instalaciones, de residencias para atletas.

«El se quedó con ellos desde hace un mes. Él se quedó internado pero nosotros lo veíamos los fines de semana porque yo iba a buscarle la ropa para lavársela, allí aprovechábamos para preguntarle cómo iba todo y él decía que estaba contento, que comía bien, que estaba entrenando duro porque en enero se los llevaban a Medellín a un evento, donde si lo hacen bien puede haber una opción de firma», relató.

Todo parecía marchar sobre ruedas hasta que la tarde del 17 de diciembre, Diana Arias recibió la llamada de un entrenador que, asustado, le comunicó que uno de sus colegas «se metió a loco», que «le dio un desparasitante» a los atletas y que después de eso, su hijo, Ezeel David, había vomitado varias veces y tenía diarrea.

Alarmada, inquirió sobre la administración del fármaco, pero la persona solamente le indicó que fuera a buscar a su hijo porque estaba desmayado en la cama.

Una vez en el centro deportivo, Diana y su esposo confirmaron que además Ezeel, otros dos jovencitos de 14 años estaban desmayados. Los tres fueron trasladados al hospital de El Tigre para que recibieran cuidados médicos.

En el nosocomio, el personal de salud exigió saber qué les había sido administrado para iniciar el protocolo de atención y por medio de una fotografía, lograron enterarse que los menores habían recibido Pantec, un medicamento de uso veterinario.

Lamentablemente, Ezeel sufrió una parada cardiorrespiratoria que requirió su internación en una Unidad de Cuidados Intensivos, por lo que hubo de ser trasladado de emergencia a una clínica local, donde aún batalla por su salud.

Además, la afectada denunció que si bien al principio el jefe de entrenadores se apersonó en el sitio para hacerle seguimiento al caso, desapareció luego de que su esposo demandara la presencia del dueño de la academia.

El medio anzoatiguense precisa que ya fue identificado el entrenador que le suministró el desparasitante de uso equino a su hijo. Se trata de Raúl Barreto, padre de uno de los adolescentes de 14 años que permanece internado en el hospital de El Tigre.

La mamá del joven deportista también señaló en entrevista con El Vistazo que el entrenador que le suministró el desparasitante de uso veterinario a su hijo, fue Raúl Barreto, quien es padre de uno de los jóvenes que está recluido en el hospital de El Tigre.

A esta fecha, Ezeel David, quien está en sedación profunda desde que sufrió el paro respiratorio, padece de neumonía. Del estado de salud de sus compañeros se desconocen detalles, pero el director del hospital, Gilberto Borges, le aseguró al diario El Vistazo que estaban conscientes.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook