A Elon Reeve Musk lo definen como un físico, emprendedor, empresario, filántropo​, visionario​, inventor, milmillonario​, genio, excéntrico, ecologista​ y magnate sudafricano, nacionalizado canadiense y estadounidense.

Este hombre ha logrado crear empresas como PayPal, Tesla, SpaceX, Hyperloop, SolarCity, The Boring Company, Neuralink y OpenAI.

Nació el 28 de junio de 1971 y actualmente tiene 49 años de edad. Su ciudad natal es Pretoria, Sudáfrica, y se calcula que posee un patrimonio neto de 147.000 millones de dólares según la revista Forbes este 2020.

Es director general de SpaceX, de Tesla INC, presidente de SolarCity y copresidente de OpenAI. En febrero de 2020 su fortuna se estimaba en 43.300 millones de dólares, cifra que lo convertía en una de las personas más ricas del mundo. En agosto de este año su riqueza neta subió sobre los 76.000 millones de dólares, pasando así a Bill Gates y ubicarse en el puesto tres de los más ricos, un lugar que seguramente dejará atrás cuando consiga la meta de ser el más poderoso del planeta en lo económico.

A Musk lo comparan a menudo con la figura de los cómics de Marvel, Iron Man, de hecho en 2008 participó en la producción e incluso tuvo una aparición en la película que muestra el poder de un científico convertido en empresario que se dedicó a la producción de armas de guerra y adelantos bélicos con fines supremacistas que buscan mantener la hegemonía estadounidense.

Musk en la vida real, se inspira en el universo Marvel, un mundo que promociona las corporaciones de la guerra y su poderío para supuestamente «salvar al mundo».

El equipo de Entre Líneas de LaIguana.TV explica el lado oscuro de Musk, un hombre que es promocionado como un gran ejemplo para la humanidad pero qué tiene tras él un prontuario de abusos a sus trabajadores mientras se vende como un tipo intachable y digno a seguir.

¿Por qué nadie inicia referendos contra este tipo de iniciativas individuales con fines de carácter planetario?

¿Por qué alguien como Musk ejecuta planes más allá de los Estados y actúa como el único sujeto soberano en estas áreas?

La respuesta es el capitalismo y sus intereses hegemónicos, pues si la propuesta es viable y abre nuevos mercados económicos, todo está permitido, como en el libre mercado.

La promoción de la vida y carrera de Musk omite, por ejemplo, denuncias de abusos laborales, contractuales y de explotación dentro de sus empresas.

Por ejemplo, en Tesla ha sido demandado por racismo, mientras tanto a él lo muestran como un gran emprendedor hombre blanco, heterosexual, del primer mundo, mientras se oculta al tipo arrogante que en 2019 se hizo famoso por jactarse del golpe de Estado en Bolivia, el país de los andes suramericanos que posee una de las reservas de litio más grandes del planeta, un recurso mineral fundamental para los negocios tecnológicos de Musk.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook