El aumento de los casos de coronavirus en Bogotá, Colombia, y el número creciente de personas fallecidas obligó a la Alcaldía a decretar la cuarentena estricta en tres localidades (Suba, Usaquén y Engativá) y otras medidas adicionales como el pico y cédula todo el mes de enero, así como la restricción del consumo de bebidas alcohólicas.

También hay preocupación por una segunda ola de contagios que ha elevado la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos, UCI. De acuerdo con el alcalde (e) de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, las UCI para pacientes con covid-19 tienen una ocupación del 79.6%.

Sin embargo, desde las agremiaciones médicas se ha advertido que esa ocupación ya supera el 80%. Por esa razón, desde el Concejo de Bogotá se solicitó una intervención inmediata de la Personería para que adelante una visita a todos los hospitales públicos y privados de la ciudad y determine cuál es la situación real.

Según las cifras de Salud Data de Bogotá, en este momento hay más de tres mil 237 unidades de cuidado intensivo ocupadas, de las cuales mil 362 corresponden a pacientes con covid-19. La Federación Médica Colombiana advierte que muchas camas no están disponibles porque no hay medicamentos o el personal es insuficiente.

Entre tanto, la concejal, Marisol Gómez, del movimiento Bogotá para la Gente, se refirió a la solicitud de la Comisión del covid-19 para que se decrete la alerta roja hospitalaria.

“Lo más prudente es esperar el informe que se ha pedido a la Personería, y en el cual debe dar claridad sobre la ocupación de las UCI. Si ese informe indica que las UCI están bordeando el límite debe declararse la alerta roja. Antes, no”, indicó.

(Globovisión)

Comentarios Facebook