El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, aseguró que Brasil no comprará más jeringas para las vacunas contra el COVID-19 hasta que los precios «vuelvan a la normalidad».

«Como el Ministerio de Salud tuvo interés en adquirir jeringas para su ‘stock’ regulador, los precios dispararon y el Ministerio suspendió la compra hasta que los precios vuelvan a la normalidad», explicó el presidente en un texto publicado en la red social Facebook.

La semana pasada, el Ministerio de Salud abrió una convocatoria para adquirir 331,2 millones de jeringas, pero acabó comprando apenas 7,9 millones de unidades.

El Ministerio argumentó que los precios ofrecidos eran demasiado altos, mientras que las empresas fabricantes aseguraron que los precios ofertados por el Gobierno estaban por debajo de lo practicado en el mercado.

Bolsonaro destacó, no obstante, que a pesar de esa compra frustrada, los estados y municipios tienen stocks suficientes para empezar a vacunar «ya que la cantidad de vacunas en un primer momento no es grande».

Además, aprovechó para criticar la «falacia de los medios» respecto a la vacunación contra el COVID-19, diciendo que aunque 44 países ya están vacunando no lo están haciendo de forma masiva.

Para ilustrar ese argumento, Bolsonaro publicó una lista de países con el porcentaje de vacunados hasta el 4 de enero (sin citar la fuente) liderada por el Reino Unido, que ya habría inmunizado al 1,39% de su población.

Brasil aún no tiene una fecha prevista para empezar a vacunar, aunque según el Ministerio de Salud podría ser este mismo mes de enero si la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) da su visto bueno a alguna de las vacunas disponibles que ya se están usando en otros países.

(Sputnik)

Comentarios Facebook