En un acto de demostración de doble moral e hipocresía total, una mayoría de los congresistas de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos adelantaron esta semana un proceso de enjuiciamiento contra el presidente saliente Donald Trump por “incitación a la insurrección” pero el pasado 5 de febrero de 2020 aplaudían de pie a Juan Guaidó, su títere y herramienta de un intento de golpe de Estado en Venezuela el 30 de abril de 2019.

Los congresistas dicen defender la institucionalidad y la democracia, pero al parecer solo cuando se trata de su territorio, porque cuando patrocinan, organizan y apoyan golpes de Estado en otros países del continente la euforia por hacer justicia se les paraliza.

El pasado 6 enero de 2021, los seguidores de Donald Trump ingresaron fácilmente sin resistencia por parte de los organismos de seguridad a la sede de la Cámara de Representantes del Congreso en Washington para detener el conteo de votos de los colegios electorales.

En menos de una semana se han realizado los movimientos para realizar un juicio político contra Donald Trump, procedimiento legal que en tiempos pasados duraban meses en realizarse, finalmente hoy la cámara con 232 votos ha aprobado el impeachment que deberá pasar a la cámara del Senado, la cual se encuentra en receso.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook