El accidente registrado el pasado miércoles 13 de enero en Maturín, estado Monagas, en el que explotó una bombona de gas dentro de la casa de la familia Espinoza Figueroa y que produjo la muerte del único hijo de las víctimas del suceso, un niño de cuatro años de edad, se produjo por «una falla de conexión».

Según información reseñada por la plataforma de periodismo de datos La Tabla, la empresa Gases Maturín (Gasmaca) realizó una investigación en la que «determinó que el cilindro (bombona) no presentaba fuga«.

Agrega la información de Gasmaca citada por La Tabla que se descubrió que «una de las tuberías usadas (de agua potable) tenía un orificio que originó el siniestro”.

«El peritaje se realizó luego de que los tres integrantes de la familia Figueroa (del sector Costo Abajo en parroquia Boquerón, municipio Maturín) fueran llevados al hospital con quemaduras de segundo y tercer grado», añade el portal en información que publicaron en su cuenta Twitter.

Según reseñaron los medios locales, el accidente de la familia Espinoza Figueroa ocurrió cuando preparaban el desayuno.

El suceso se registró en el sector Juana Ramírez de Costo Abajo, zona norte de Maturín, y las víctimas fueron identificadas como Carlos Espinoza, Adriana Figueroa, ambos de 31 años de edad y su hijo de 4 años, de acuerdo con lo que reseña el Periódico de Monagas.

Según información de medios locales, el infante perdió la vida dentro del hospital cuando intentaban salvarle la vida. Sus padres se encuentran en estado grave y tienen pronóstico reservado.

La familia presentó quemaduras de segundo y tercer grado y fueron ingresados a las 8:00 de la mañana al área de trauma shock del hospital Manuel Núñez Tovar, mismo centro asistencial donde están recluidos sobrevivientes de la tragedia registrada el pasado 28 de diciembre en el sector caño de Los Becerros, donde resultaron heridas 47 personas de las cuales han fallecido cinco, un adulto mayor, una mujer y tres menores de edad.

El cuerpo de bomberos señala que las explosiones de bombonas de gas doméstico ocurren mayormente por desperfectos en válvulas, mangueras y cilindros. Estos artefactos tienen un tiempo de vida útil y se recomienda cambiarlos cada cierto tiempo.

Además, las fallas se dan por conexiones mal hechas que presentan pequeñas fugas y al acumularse el gas ocurren los accidentes. Es importante que las cocinas o lugares donde se almacenan las bombonas tengan ventilación. Debe evitarse su uso en sitios con tránsito de personas.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook