Representantes de proveedores de combustible para Venezuela, importadores de petróleo venezolano y grupos activistas planean presionar al nuevo Gobierno de Estados Unidos para que revierta la prohibición de los intercambios de combustible con Caracas.

Desde el último trimestre de 2020, la Administración Trump ha tomado medidas para restringir los intercambios de diésel por crudo venezolano, detalló Reuters.

Antes de la prohibición, esos acuerdos estaban exentos de las sanciones estadounidenses a la petrolera estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) durante más de un año. Es decir, hasta finales del año pasado, a las empresas como Reliance, Repsol y Eni se les permitía refinar crudo venezolano a cambio de diésel, incluso en medio de las sanciones impuestas por EEUU.

La compañía india Reliance no respondió a una solicitud de Reuters de comentar la cuestión. Desde la española Repsol, se informó que la empresa «está en diálogo constante con las autoridades de Venezuela y Estados Unidos para garantizar que la compañía siga cumpliendo» con las normas. Subrayaron que «mantendrán su compromiso con la Administración entrante de Biden». Un portavoz de Eni dijo que era «prematuro» comentar sobre el tema.

Documentos internos de PDVSA, a los cuales tuvo acceso Reuters, muestran que Venezuela no ha recibido importaciones de diésel desde el pasado noviembre. Según la consultora Gas Energy Latin America, las reservas de diésel del país podrían agotarse en marzo o abril.

La posible escasez ha generado preocupaciones sobre su posible impacto humanitario, ya que el combustible es ampliamente utilizado en el transporte público venezolano, en la agricultura y para alimentar los generadores de energía muy utilizados en el país. De acuerdo con el medio, la falta de diésel ya tiene impactos en la cosecha de azúcar y la siembra de arroz en el país.

«Esperamos que la Administración entrante de Biden pueda dar una mirada más estratégica al propósito de las sanciones y pueda levantar aquellas que no cambian la posición del grupo en el poder y en cambio crean problemas para la población», dijo Feliciano Reyna, presidente de Acción Solidaria, una ONG dedicada a la lucha contra el VIH/SIDA en Venezuela.

Un portavoz de Biden, que asumirá la Presidencia el 20 de enero, declinó hacer comentarios. En ocasiones anteriores, el presidente electo ha calificado al presidente venezolano, Nicolás Maduro, de «dictador». Según sus asesores, lo más probable es que el nuevo mandatario de EEUU mantenga algunas sanciones mientras busca un mayor consenso entre sus aliados sobre cómo aplicarlas.

Según Reuters, ni PDVSA ni los Ministerios de Información o Petróleo de Venezuela respondieron a las solicitudes de comentarios. Tampoco lo hicieron el Departamento de Estado de EEUU o el Departamento del Tesoro del país, órgano responsable de aplicar las sanciones.

(sputniknews.com)

Comentarios Facebook