Un alto mando militar persa avisa a EE.UU. y a otros enemigos que cualquier error estratégico contra Irán se enfrentará a un ataque devastador e inimaginable.

“Las potencias arrogantes extrarregionales, el régimen terrorista de Estados Unidos y los regímenes reaccionarios de la región, son muy conscientes de que cualquier error estratégico que ponga en peligro la independencia, la seguridad y la integridad territorial de la patria islámica se enfrentará a un ataque contundente, devastador e inimaginable por parte de las Fuerzas Armadas de Irán (…)”, ha advertido este miércoles el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general Mohamad Hosein Baqeri.

Ha agradecido, mediante un mensaje, al comandante en jefe del Ejército de Irán, el general de división Seyed Abdolrahim Musavi, y al comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de brigada Husein Salami, por realizar varios ejercicios militares exitosos en las últimas semanas.

“Esas maniobras militares a gran escala, llevadas a cabo en una de las épocas más sensibles de la historia del país, han mostrado el poderío y la plena preparación de las Fuerzas Armadas”, ha destacado el general Baqeri.

Ha recalcado que gracias al poder militar y de disuasión de Irán, así como la capacidad de las Fuerzas Armadas para repeler toda amenaza más allá del Golfo Pérsico y el mar de Omán, la hegemonía mundial y el sionismo deben pensar dos veces antes de cualquier movimiento contra la República Islámica.

El alto mando militar ha instado a las Fuerzas Armadas a monitorear todos los movimientos de los enemigos del país en la región de Asia Occidental, y a hacer arrepentirse a los adversarios de cualquier error de cálculo o aventuras contra la República Islámica.

El Ejército y el CGRI llevaron a cabo cinco ejercicios militares a gran escala en lo que va de año, en medio de las crecientes tensiones por la campaña de presión de la Administración saliente de EE.UU., presidida por Donald Trump, contra Teherán. A este respecto, la última situación tensa tuvo lugar el domingo, cuando dos bombarderos B-52H‌ de la Fuerza Aérea estadounidense patrullaron el Golfo Pérsico.

Ante tal coyuntura, Teherán ha puesto énfasis en que tiene una respuesta ante cualquier escenario, incluida una intervención militar, que podría plantear Washington, y no dudará en aplastar a los agresores.

(HispanTV)

Comentarios Facebook