Venezuela ratificó hoy el interés en mantener relaciones de respeto, comunicación y cooperación con Guyana, así como la disposición al diálogo para atender cualquier situación susceptible de afectar la paz y estabilidad regionales.

En un comunicado emitido por la Cancillería, el Gobierno venezolano informó sobre la celebración de una videoconferencia entre el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, y su homólogo guyanés, Hugh Todd.

Durante la reunión, ambas partes abordaron la operación de custodia por parte de la Armada Nacional Bolivariana, que dio lugar a la interceptación de dos barcos con bandera de Guyana, denominados Nady Nayera y Sea Wolf, y la consecuente aprehensión de los tripulantes.

El canciller Arreaza transmitió al ministro Todd las preocupaciones en torno al manejo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guyana ha hecho sobre el caso, y mostró las pruebas y coordenadas de localización que demuestran las actividades de pesca ilegal en aguas jurisdiccionales de Venezuela.

Asimismo, el jefe de la diplomacia venezolana hizo entrega este martes de una nota de protesta al encargado de Negocios de Guyana, Robert McKenzie, «en rechazo a las difamaciones y acusaciones guyanesas tras la incursión no autorizada de estos barcos», de acuerdo con el comunicado oficial.

Señala el texto que Caracas califica como inadmisible la pretensión de Georgetown de denominar dicho territorio como su Zona Económica Exclusiva y plataforma continental, y subraya que Venezuela continuará custodiando sus aguas jurisdiccionales en resguardo de su soberanía e integridad territorial.

Guyana alegó en un comunicado oficial que los pesqueros Lady Nayera y Sea Wolf operaban dentro de la Zona Económica Exclusiva de ese país al resultar interceptados por el buque de la armada venezolana.

Ambas naciones sudamericanas reclaman los derechos de soberanía sobre la región de la Guayana Esequiba, sobre la cual el Gobierno de Georgetown presentó una demanda ante la Corte Internacional de Justicia.

En reiteradas ocasiones Venezuela desestimó la decisión de la Corte de declararse competente para atender el recurso presentado por Guyana en relación con la controversia, llamó a abordar el diferendo a través de negociaciones bilaterales en el marco del Acuerdo de Ginebra (1966).

Las autoridades venezolanas expresaron su rechazo a las intenciones de reconocer la validez del Laudo Arbitral de 1899, mediante el cual se otorgaron 159 mil kilómetros cuadrados de territorios al oeste del río Esequibo al control de Reino Unido, metrópoli de la entonces colonia de la Guayana Británica.

(Prensa Latina)

Comentarios Facebook