Aunque la policía bonaerense detuvo a Santiago Garzón, de 43 años, quien hizo ingerir un somnífero a una venezolana de 18 años oriunda de El Tigre, Anzoátegui, violándola en su primer día de trabajo, el sistema judicial de Argentina decidió concederle la libertad transcurridos 2 días.

Comentarios Facebook