El avance hacia un mundo multipolar no es ya una consigna de sectores románticos, sino una realidad tangible que se expresa en el avance de China como superpotencia económica mundial y en que el país asiático, Rusia e Irán le están hablando con una sola voz al nuevo gobierno de Estados Unidos. 

El planteamiento lo hizo Miguel Ángel Pérez Pirela en su programa Desde Donde Sea dedicado el martes 26 de enero a analizar varios de los síntomas de la consolidación de un nuevo orden geopolítico global. 

Para llegar a esta conclusión, el filósofo y comunicador reunió datos sobre la posible reactivación del Acuerdo Nuclear entre EEUU e Irán; las noticias sobre el crecimiento económico chino; y el rechazo de Rusia a las pretensiones injerencias estadounidenses en su política interna.  

Primeras palabras de Biden sobre Venezuela

Antes de abordar dichos puntos, fue pertinente un paréntesis para analizar las primeras palabras del gobierno de Joe Biden sobre Venezuela, emitidas por medio de la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, durante una interacción con los periodistas acreditados ante la sede gubernamental. 

Psaki dijo que ‘la meta de Estados Unidos es apoyar una transición democrática, pacífica en Venezuela a través de elecciones libres y justas’. No nos gusta la palabra transición porque en boca de EEUU hace recordar a Afganistán, Irak, Libia. Además, es usada en ese mismo sentido por la extrema derecha venezolana, como María Corina Machado y es una apuesta por intervenciones militares”, indicó Pérez Pirela. 

La portavoz del nuevo gobierno estadounidense también respondió ante una pregunta de un periodista, que “el presidente siempre ha tenido muy claro, que el enfoque hacia Venezuela es atender la situación humanitaria, darle apoyo al pueblo venezolano, y revitalizar la diplomacia multilateral”.  

“Aquí hay mucha tela por cortar. Si hablamos de situación humanitaria, lo que no ha permitido a Venezuela avanzar más es en la atención de la pandemia es el palo en la rueda que ha sido el supuesto gobierno de Juan Guaidó. A pesar de eso hay que valorar que sigue siendo uno de los países con mejores cifras en la región, a diferencia, por ejemplo, de Colombia, cuya situación es tan ruda que su ministro de la Defensa, Carlos Holmes Trujillo, falleció de Covid-19. También murió el líder de uno de los principales sindicatos de Colombia”, comentó. 

“Cuando dice ‘darle apoyo al pueblo venezolano’, no sé qué quiere decir el gobierno de Biden, pero me encanta y quiero detenerme en la frase ‘revitalizar la diplomacia multilateral’. El lenguaje gobiernero de EEUU es siempre igual, sea que estén gobernando los republicanos o los demócratas. Pero en este caso, con esta expresión hay un mensaje. Tenemos que hacer análisis crítico del discurso político, hacer hermenéutica, aplicar la semántica, la semiótica. Si escudriñamos en las palabras, encontramos que democracia multilateral no es una expresión que se pudiera encontrar en el gobierno de Trump. Habla de una relajación respecto a lo que decía el gobierno de Trump: que encima y debajo de la mesa estaban todas las opciones. No quiero ser optimista, no creo que haya diferencia entre demócratas y republicanos en política internacional, creo que EEUU se maneja como imperio, pero la expresión me hace pensar en algo que hemos sostenido en este programa hace semanas: que, no obstante, los micrófonos pudieran decir otra cosa y más allá de que el seudoembajador Carlos Vecchio haya estado en la toma de posesión de Biden, había conversaciones privadas. Insisto en que no creo en nada que la Casa Blanca diga, y menos si es sobre Latinoamérica, pero este tono que parece ser un poco más bajo puede implicar el inicio de negociaciones. No creo que los demócratas sean menos guerreristas que Trump, pero el planteamiento abre una ventana de esperanza”, subrayó. 

Algunos participantes discreparon entre sí. Para algunos, diplomacia multilateral significa guerra, mientras para otros significa negociación.  

La vocera de Biden dijo que continuarán tomando medidas para perseguir a supuestos involucrados en violaciones de derechos humanos y corruptos en el país suramericano.  “Esto debe entenderse como que las sanciones van a seguir porque supuestamente atacan a los corruptos y los violadores de derecho humanos, cuando ya se sabe que eso es mentira, que en realidad afectan al pueblo venezolano todo porque esas medidas coercitivas unilaterales, como es su nombre verdadero, son simplemente mecanismos para que un pueblo con hambre o con sed termine aceptando el gobierno que le impongan desde fuera y no el que ese pueblo ha electo”, alertó el presentador. 

Un participante planteó la pregunta de si Biden ciertamente va a negociaciones, ¿tendrá la oposición venezolana que aceptar ir a elecciones este año? “Muy buena pregunta. Yo creo que sí”, señaló Pérez Pirela. 

Precisó que hasta los momentos estas han sido las primeras palabras del gobierno de Joe Biden en relación a Venezuela, luego que la pasada semana fue juramentado como presidente de EEUU. Las declaraciones surgen pese a que el presidente Nicolás Maduro pidió al nuevo gobierno de la nación norteamericana “superar la demonización que han hecho de Venezuela y exigió una rectificación profunda para mejorar las relaciones entre ambos países”. 

“La anterior administración gring , presidida por Donald Trump, impuso durante su régimen una serie de medidas coercitivas contra nuestro país. Vamos a ver si el somnoliento Biden va a caer en los mismos errores que cayó Trump. Porque lo verdadero es que se fue Trump y se quedó Maduro. Veremos qué pasa con Biden”, remató. 

Proponen reactivar el acuerdo nuclear 

Luego de revisar el importante tema de última hora, volvió a la agenda original, que contemplaba el análisis de la posible reactivación del acuerdo nuclear entre Irán y EEUU, en el que participaron también otras potencias mundiales con tecnología atómica. 

“EEUU, en tiempos de Barack Hussein Obama, firmó un acuerdo nuclear con Irán que luego Trump echó para atrás. Eso tuvo un impacto muy duro en la economía iraní, pero también en la de varios países de la Unión Europea porque sus empresas se habían lanzado a hacer grandes inversiones en Irán y las perdieron con el bloqueo y las sanciones de EEUU. Ahora Rusia e Irán llaman a salvar esos acuerdos nucleares de 2015. En una reunión a nivel de cancilleres se planteó este tema”, apuntó. 

Leyó despachos noticiosos en los que se reseña que el ministro ruso del exterior, Serguei Lavrov, expresó ante su homólogo iraní, Mohammad Javad Zarif, que «uno de los temas más acuciantes es el de salvar el acuerdo y nosotros, al igual que Irán, deseamos que se vuelva a aplicar de manera plena y total”.  

Para Rusia es importante «salvar el acuerdo de los riesgos y peligros aparecidos tras la salida de Estados Unidos del pacto». En 2015, Irán y el llamado Grupo de los Seis (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania) firmaron en Viena un plan de acción global común para intentar resolver la cuestión nuclear iraní tras 12 años de tensiones. Sin embargo, el acuerdo corrió el riesgo de hacerse añicos después de que el expresidente Donald Trump decidiera la salida unilateral de su país en 2018 y el restablecimiento de sanciones, que el acuerdo había permitido levantar. 

El nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, consideró que la política de su predecesor con respecto a Irán había sido un fracaso y manifestó su intención de que su país regrese al acuerdo. Pero condicionó esta vuelta a que Irán respete sus compromisos. Por ahora, Teherán pide que se levanten las sanciones y Washington respete lo acordado en el pacto. 

Los puntos clave del acuerdo 

Pérez Pirela expuso algunos de los puntos fundamentales del acuerdo de 2015, que ahora podría relanzarse. Estos aspectos son clave para comprender la importancia del pacto. 

Mediante el acuerdo, Irán se comprometió a reducir sus reservas de uranio en un 98% hasta 300 kilogramos durante los 15 años siguientes a la firma. El uranio de bajo grado, que tiene una concentración de 3% a 4% de U235 puede ser utilizado para producir el combustible de las plantas de energía nuclear, pero puede ser enriquecido a 90% para la producción de armas atómicas. 

En Irán hay dos instalaciones de enriquecimiento de uranio: Fordo y Natanz. 

En julio de 2015, Irán tenía casi 20 mil centrífugas para el enriquecimiento de uranio. El límite del acuerdo es de 5 mil 60 como máximo durante diez años, y deben ser de las más antiguas. 

El segundo aspecto del acuerdo se refiere a la tecnología del agua pesada. En la ciudad de Arak se estaba construyendo una instalación nuclear de agua pesada, cuyo combustible contiene plutonio que sirve para construir una bomba nuclear. Por eso uno de los puntos del acuerdo establece que Irán eliminaría ese reactor central. No se le permite a Irán construir ninguna planta de este tipo hasta 2030 ni acumular excesos de agua pesada durante 15 años. Ese fue otro de los puntos que Trump cuestionó, pues según él no debería haber una fecha límite en actividades nucleares de Irán sino eliminarlas para siempre. 

El tercer punto es que EEUU se empeñó en evitar que Irán desarrollara un programa de armas nucleares clandestino. Por eso Irán aceptó un régimen extraordinario y robusto de monitoreo, verificación e inspección. Inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) se han encargado de vigilar que no haya habido trabajo nuclear en ningún punto de Irán. Han certificado que Irán ha respetado lo establecido. La OIEA y el grupo de vigilancia nuclear global, monitorean continuamente las instalaciones nucleares declaradas por Irán y también se aseguran de que ningún material fisible está siendo trasladado de forma encubierta a sitios secretos para construir una bomba. 

También destacó el punto del acuerdo referido al llamado tiempo de estallido. Antes de julio de 2015, Irán tenía grandes reservas de uranio enriquecido y casi 20.000 centrífugas, lo suficiente para crear entre ocho y 10 bombas, según la inteligencia de EEUU. Los expertos estadounidenses estimaban que si Irán se apresuraba a construir una bomba, le tomaría dos o tres meses producir suficiente uranio enriquecido al 90% para construir un arma nuclear, lo que se conoce como el tiempo de estallido. 

Al respecto, Trump pedía mayores garantías para asegurar que Irán «ni siquiera llegue a estar cerca de poseer un arma nuclear», lo que significaba incrementar el tiempo en el que pudiera producir una bomba a un año. El acuerdo firmado contempla la retirada de los elementos clave que Irán necesitaría para acortar el tiempo de estallido. Irán accedió además a no participar en actividades, incluyendo investigación y desarrollo, que pudieran contribuir a la producción de una bomba nuclear. Las sanciones previamente impuestas por la ONU, EEUU y la Unión Europea para forzar a Irán a frenar el enriquecimiento de uranio deterioraron la economía del país, costándole más de 160 mil millones en ingresos por petróleo de 2012 a 2016. Tras el acuerdo, Irán quedó con acceso a más de 100 mil millones de activos congelados en el exterior, y listo para reanudar sus exportaciones de petróleo a mercados internacionales y utilizar el sistema financiero de comercio global. Trump sostuvo durante más de un año que ese dinero «caído del cielo» le permitiría a Irán exportar su régimen de opresión y terror por todo Medio Oriente. 

En este punto, el moderador solicitó a los participantes reflexionar sobre por qué EEUU, el único país que ha utilizado armas nucleares y lo hizo, además, contra la población civil (bombas de Hiroshima y Nagasaki), se empeña en prohibirle a otras naciones que desarrollen su tecnología en ese campo. De inmediato comenzaron a llegar las respuestas, que coinciden en que EEUU siempre ha pretendido la hegemonía en el campo de las armas nucleares para ejercer dominio imperial sobre todo el planeta, junto a sus aliados, entre ellos Israel, que poses cientos de ojivas nucleares y nadie le exige revisiones y supervisiones. 

Rusia exige a EEUU dejar de intervenir en asuntos internos

Pérez Pirela destacó otra señal del mundo multipolar que va cobrando fuerza, en respuesta a las prácticas imperiales de EEUU. Se trata de la reacción de Rusia ante el injerencismo de EEUU en sus asuntos de política interna. 

Volvió a recurrir a los partes de prensa que indican que el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, manifestó ante el embajador de EEUU en Moscú, John Sullivan, su rechazo al apoyo expresado en favor a las protestas del sábado en favor del detenido líder opositor, Alexéi Navalni. 

El rechazo surge por una alerta colgada por la embajada de Estados Unidos, dirigida a sus ciudadanos en Rusia, instándolos a que evitaran estar en los lugares donde iban a desarrollarse las protestas antigubernamentales. Para ello dieron una lista de 12 ciudades rusas, entre ellas Moscú y San Petersburgo, con detalles de las plazas y las calles en las que planeaban congregarse los manifestantes. 

María Zajárova, portavoz de la cancillería, en declaraciones a la televisión pública informó que «se expresó a EEUU una firme protesta por la propagación en las redes sociales y en sus cuentas de internet por parte de la Embajada estadounidense de publicaciones en apoyo de las manifestaciones ilegales en una serie de ciudades rusas», 

Además del itinerario, el mismo día 23 en el que tuvieron lugar las protestas la portavoz de la embajada de Estados Unidos en Rusia, Rebecca Ross, expresó en Twitter su apoyo al «derecho de toda la gente a la protesta pacífica y la libertad de expresión y denunció los pasos de las autoridades rusas para suprimir esos derechos». 

Según Zajárova, se informó al embajador estadounidense que «Rusia ve dichos materiales y también las declaraciones del Departamento de Estado como una injerencia directa en sus asuntos internos», 

Zajárova también advirtió que Rusia estudiará el comportamiento de las grandes plataformas estadounidenses de internet a la hora de propagar noticias falsas sobre las protestas no autorizadas. Añadió que «Ahora muchos dirán que a las acciones ilegales salió mucha gente. No, salió poca gente, mucha gente vota por el presidente, Vladímir Putin. Si se comparan los números comprenderán que se trata de muy poca gente, aunque también son ciudadanos rusos». 

Putin ha acusado a los servicios secretos estadounidenses de apoyar a Navalni, al tiempo que auguró los intentos de Washington de interferir en las elecciones legislativas rusas de septiembre próximo. 

“Nos preguntamos por acá, ¿acaso hace unos días Washington no estaba sitiada por militares armados hasta los dientes para evitar protestas no autorizadas? ¿Reprimir protestas ilegales es democrático en EEUU o en la Unión Europea, pero es un acto de negación de la democracia si pasa en Rusia? –enfatizó el moderador de Desde donde sea-. En cuanto a las redes sociales, si las manifestaciones son en EEUU, bloquean a todo el mundo, hasta al presidente, para evitar que se altere la paz, pero cuando son en Rusia, las redes sociales pueden utilizarse para todo”. 

Resaltó Pérez Pirela que en este caso también se ha dado el fenómeno de Rusia y China hablando al unísono. China ha criticado este injerencismo de EEUU en Rusia, lo cual es muestra de un mundo que exige un trato multipolar al nuevo gobierno de EEUU. 

La victoria China en la guerra económica

Para el director de LaIguana.TV, una de las evidencias más claras del cambio de orden que se está presentando es el avance económico de China, país que ha derrotado a EEUU en la guerra económica intentada por el gobierno de Trump. 

“China llamó a Estados Unidos a adoptar una política constructiva porque la política de Donald Trump fue errada. Lo único que logró Trump con esa guerra financiera fue perderla. El presidente, Xi Jinping, dijo que ‘iniciar una nueva guerra fría, rechazar, amenazar o intimidar a los otros solo llevará al mundo a la división’».  

China exhorta a EEUU a concentrarse en reanimar la cooperación bilateral, brindar estabilidad a los nexos y controlar las diferencias en contraposición a la postura hostil que desarrolló la gestión republicana encabezada por Trump. El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, convocó a la nueva administración del presidente demócrata Joe Biden a aprender la lección de la política errónea de su antecesor hacia Beijing y a enfocar las relaciones de forma racional y constructiva. “China y Estados Unidos, como grandes potencias, comparten intereses comunes y la responsabilidad de mantener el orden, la estabilidad, el desarrollo y prosperidad del planeta. El conflicto daña, la cooperación es la opción correcta para ambos”, dijo.  

Remarcó la necesidad de que ambas potencias se muevan en la misma dirección, dejar atrás la confrontación e impulsar lazos sanos y estables. 

Con la administración Trump, EEUU mantuvo a China como rival estratégico y una amenaza, para realizar injerencia en sus asuntos internos y daño a sus intereses, recordó Lijian. Por esta razón, las relaciones bilaterales tuvieron su momento más crítico desde 1979. Además, el portavoz de la cancillería urgió a Washington a no politizar el acceso a la innovación científico-tecnológica, detener las acusaciones contra el gigante asiático y garantizar un entorno libre de discriminaciones para la colaboración en dicho sector. Remarcó la importancia del respeto a la propiedad intelectual para su gobierno y el rechazo a restricciones que frenen el progreso de ambos países. De esta forma respondió a declaraciones de funcionarios de Biden sobre la determinación de la Casa Blanca a asegurarse de que China no haga mal uso de los datos y tecnologías estadounidenses. La discordia podría persistir con empresas como Huawei , pero seguirán las medidas que había tomado Trump contra empresas tecnológicas como Tik Tok o WeChat, esta vez sin el matiz netamente político. 

Por su parte, la portavoz de la administración de Estados Unidos, Jen Psaki, indicó que las relaciones con Beijing serían abordadas con paciencia por el mandatario Biden, pues los dos gobiernos están en competencia. 

Respecto a Taiwán, el interés republicano y demócrata es de mejorar los vínculos. No obstante, Biden buscará una estrategia balanceada y de no confrontación, por lo que se reduce la posibilidad de acción militar en la isla. 

Xi Jinping, instó este lunes a dar «respuestas globales» a los problemas que afectan el mundo contemporáneo durante su participación en un encuentro virtual del Foro de Davos. 

Números contundentes

En el tramo final del programa, Pérez Pirela mostró las cifras que muestran, de manera indiscutible, el avance de China en el ranking de las superpotencias. El país asiático fue contra la tendencia y se convirtió en el máximo captador de inversión extranjera directa mundial (IED) en 2020, en un contexto global en que este ítem se desplomó 42%, de acuerdo con el más reciente informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), donde señalan que China logró recaudar 163 mil millones de dólares por este concepto. 

“Los flujos aumentaron 4%. Esto desplaza a China hacia el centro de la economía mundial, la cual fue dominada por mucho tiempo por EEUU, país que sigue siendo líder en inversión extranjera total, pero desde el inicio de la pandemia la economía china se ha acelerado. Por eso es que Trump insistía en hablar del virus chino para atribuirle a la pandemia el crecimiento de China. Pero ese proyecto económico viene desde los años 70”, observó. 

“Un regreso a un crecimiento positivo del producto interno bruto (PIB) y el programa de facilitación de inversión dirigida del Gobierno ayudaron a estabilizar la inversión después del temprano confinamiento (por el coronavirus)», dijo James Zhan, director de Inversión y Empresa de Unctad, en una conferencia de prensa virtual. 

En cambio, la inversión extranjera directa hacia EEUU registró una caída de 49% en 2020 para ubicarse en 134 mil millones de dólares. 

“Esto ha hecho que veamos en CNN un titular demoledor: ‘Empresas extranjeras dan la espalda a Estados Unidos y aprovechan el auge de la economía de China’ –añadió-. En esta nota se dice que China registró un crecimiento de 2,3% del PIB el año pasado y se espera que sea la única gran economía que registre crecimiento durante este tiempo de pandemia”. 

El apogeo chino mueve al resto de la región. En 2020, Asia Oriental atrajo un tercio de toda la inversión extranjera mundial, el mayor porcentaje desde que comenzaron los registros en la década de los 80. India, por su lado, registró aumento de 13% impulsado por el crecimiento en la demanda de servicios digitales. En contrapartida, en occidente, la UE sufrió una caída de 71%. Reino Unido e Italia, que han sufrido altas tasas de contagio y muertes por Covid-19, no atrajeron nuevas inversiones. Alemania, la llamada locomotora europea, salió un poco mejor, aunque con una caída de 61%”.

Citando otros medios internacionales, Pérez Pirela insistió en que China desbancará a Estados Unidos como la mayor economía del mundo en 2028, cinco años antes de lo previsto anteriormente por el Centro de Investigación Económica y de Negocios. Según este organismo privado británico, el «hábil manejo” de la pandemia de covid-19 aumentará su ritmo de crecimiento en comparación con EEUU y Europa en los próximos años. En este nuevo escenario, India se convertiría en la tercera economía del mundo en 2030, lugar que actualmente ocupa Japón. 

“El mundo multipolar ya no es una consigna, sino una realidad económica, tangible, demostrable, medible. Es el fin de la hegemonía económica del bloque de EEUU y la UE. No se puede mantener el dominio mediante sanciones y amenazas”, concluyó. 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook