El impacto de la pandemia en la economía española se ha dejado notar después de seis años seguidos de crecimiento. El Producto Interior Bruto del país (PIB) desciende hasta el 11% en 2020.

La pandemia del coronavirus se ha hecho notar en la economía española, que ha caído en un 11% en 2020 como consecuencia del impacto sobre la actividad económica provocado por el COVID-19, tal y como ha señalado el Instituto Nacional de Estadística (INE).

«En términos de volumen, el PIB registra una variación del -11,0 por ciento en 2020 respecto al año anterior», informó el INE en su avance del informe de contabilidad anual de España, que registra la primera contracción de la economía de España desde el año 2013.

El INE también ha publicado la evolución del cuarto trimestre, en el que finalmente el PIB ha avanzado un 0,4%, lo que supone una moderación significativa respecto al crecimiento del 16,4% del tercer trimestre, consecuencia de las nuevas restricciones administrativas para hacer frente a la tercera ola.

Se trata del mayor desplome del PIB desde el comienzo de la serie histórica de datos que arrancó en 1970, muy lejos de la peor caída hasta la fecha que había sido de un 3,7% en plena crisis financiera en 2009. El año anterior, en 2019, la economía del país había crecido un 2%.

Pese a registrar un avance del 0,4% en el cuarto trimestre, el último impulso no fue suficiente para compensar un 2020 marcado por la emergencia sanitaria que obligó a paralizar gran parte de la economía para frenar las olas de contagios.

El hundimiento del segundo trimestre -en pleno confinamiento nacional- alcanzó el 17,8%, y fue compensado en parte con la relajación de restricciones en verano, que impulsaron la economía un 16,4%.

No obstante, la segunda ola del COVID-19 trastocó las posibilidades de recuperación y dejó al país con un histórico desplome que rompe con la senda de crecimiento que España seguía desde 2014.

A precios corrientes, el PIB del conjunto anual se situó en 1.119.976 millones de euros, un 10% inferior al año anterior.

El empleo se hundió un 5,4% en el cuarto trimestre del año, lo que se traduce en un descenso de más de 1 millón de empleos equivalentes a tiempo completo en un año.

En su comunicación, el INE advierte que la dificultad de medición estadística de un cambio de coyuntura como el del COVID-19 podría hacer variar los datos más de lo habitual en futuras revisiones.

La estadística oficial de 2020 fue ligeramente mejor a las previsiones del Gobierno de Pedro Sánchez, que calculaba una contracción del PIB del 11,2%.

Para 2021, los pronósticos del Ejecutivo apuntan a un rebote del 7,2%, que podría elevarse varios puntos si la gestión del fondo de reconstrucción de la Unión Europea obtiene buenos resultados.

(Sputniknews)

Comentarios Facebook