Luego del rotundo rechazo y la fuerte polémica que generó la inacción de la jueza Karina Zucconi en Argentina, la fiscal Silvana Russi, decidió revocar la medida de excarcelación para el hombre acusado de drogar y violar a una joven venezolana de 18 años de edad, cuando asistió a una entrevista de trabajo, en su establecimiento.

A través de una nota de prensa, el Ministerio Público argentino informó que Russi, quien está a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional apeló la decisión contra el sujeto que está acusado de delito sexual con acceso carnal.

El violador, identificado como Irineo Humberto Garzón, fue detenido por la policía luego de haber drogado y abusado sexualmente de una joven venezolana, quien logró avisar a su familia que se sentía mal luego de beber un vaso de agua que le había dado el dueño del local.

Al momento de la aprehensión, Garzón tenía un blíster con pastillas que presumen utilizó para drogar a la víctima.

El criminal fue detenido en flagrancia y a pesar de ello, la jueza Karina Zucconi, lo dejó en libertad con orden de presentación, debido a que el delincuente no poseía antecedentes, ni registro de condenas anteriores alegando además que el sujeto posee un domicilio fijo.

“La pena en expectativa de efectivo cumplimiento por sí sola, no es obstáculo para que el nombrado no obtenga su libertad. No hay de momento elemento alguno que lleve a presumir que el acusado intentará eludir el accionar de la justicia, ni que su detención se erija como una necesaria para entorpecimiento del trámite del proceso”, alegó la magistrada Zucconi.

Sin embargo, todo esto quedó sin efecto, gracias a la fiscal Silvana Russi quien presentó una apelación, ya que consideró que las medidas de coerción impuestas por la jueza no resultaban a su criterio “suficientes para prevenir el peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación que se vislumbran en el caso”.

Russi recordó que el delito de abuso sexual con acceso carnal tiene un máximo de pena que excede ampliamente los 8 años de prisión y que el mínimo previsto impide que una eventual sanción pudiera ser dejada en suspenso.

A juicio de la fiscal, Garzón premeditó el ataque sexual contra la joven venezolana, ya que tenía en el comercio el sedante que le dio a la joven para dejarla indefensa. Por lo que Russi exigió la detención inmediata del violador.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook