En el último trimestre del 2020, la Policía Nacional de España en conjunto con la Dirección General de Tráfico (DGT) detuvo a 293 venezolanos por presunta falsificación de las licencias de conducir.

Tal es el caso que citó el medio la Voz de América sobre la venezolana Verónica Navas, quien explicó que tras obtener en octubre del año pasado su licencia de conducir de manera legal en el país suramericano fue culpada por autoridades de presuntamente “haber falseado el documento para obtener el permiso equivalente en España a través del canje”.

Ante los hechos, la joven que se encuentra habitando desde hace aproximadamente un año en Madrid expresó al medio: “Me sentía muy mal, me sentía como una delincuente sin serlo. Lejos de mi familia”.

En la actualidad espera por el juicio que se efectuará en marzo del año en curso. “Tengo mi certificado por parte de Venezuela y del consulado de España, donde dice que mi licencia es verdadera y no falsa, como ellos indican”, afirmó.

¿Venezuela emite nuevo formato que no cumple con los requisitos?

El Ministerio del Interior de España  señaló a través de un comunicado que, supuestamente, «en Venezuela se emite un nuevo formato que no cumple con los requisitos legales requeridos para el proceso de canje, por lo cual estos ciudadanos recurrían a grupos criminales para conseguir una falsificación del formato anterior. El contacto se realizaba a través de redes sociales, y estos grupos se comprometían, tras un pago de 90 dólares, a entregárselo en dos o tres días, vía paquetería postal. Una vez en posesión del carnet falso, presentaban el mismo en las redes provinciales de la Dirección General de Tráfico para obtener a través del proceso de canje establecido la licencia de conducción española».

¿Qué dicen los abogados expertos en la materia? 

El abogado experto en Inmigración y Extranjería Nelson Escalona Flores mencionó que si bien pueden existir personas que se encargan de actividades ilícitas con este asunto, no todos los ciudadanos tiene que poseer este documento falso.

“Hay personas que se dedican a realizar este tipo de trabajos, pero tenemos que partir de la idea de que la gran mayoría ha actuado de buena fe, teniendo la certeza que sus carnés de conducir son válidos y legales”, precisó.

En tanto que el abogado especializado en Derecho Penal Luis Laclaustra sostuvo que “en este caso quedaría exenta de responsabilidad penal, dado que él o ella no era conocedor de eso”.

¿Hay implicaciones en el ámbito migratorio?

En el reportaje se reseñó que si un inmigrante es involucrado en delito de falsificación con documentos deberá afrontar acciones de tipo penal, de igual manera los procesos que están llevando a cabo para conseguir la ciudadanía serían perjudicados de forma significativa.

“La mitad de los ciudadanos extranjeros que están metidos en esta situación tienen residencia por protección internacional. En el momento en el que se vence el documento y hay que cargar su prórroga, (…) esos antecedentes policiales les afectan notoriamente”, detalló para el medio la representante de la oficina Tu Abogado en Canarias., Albania Oyarzun.

Juristas que fueron entrevistados puntualizaron que gran parte de los venezolanos que son acusados se desempeñan como repartidores de comida a domicilio, los cuales evidentemente requieren la licencia para cumplir con sus labores.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook