Para el senador colombiano Gustavo Petro, el gobierno del presidente Iván Duque erró en su plan de vacunación contra la COVID-19, al hacerlo dependiente de vacunas que no se adaptan a la realidad de ese país e indicó una posible solución, que involucra un acuerdo regional para la adquisición de otros inmunizadores.

A través de su cuenta en Twitter, el congresista cuestionó la pertinencia del fármaco anticoronavirus sintetizado por Pfizer, en virtud de que requiere ser transportado y almacenado a muy bajas temperaturas y también el producido por AstraZeneca, pues no se recomienda su uso en mayores de 65 años.

Así las cosas, para Petro es claro que ese escenario «conduce a una negociación latinoamericana con otra vacunas, entre ellas la rusa», haciendo referencia a la Sputnik V, cuya efectividad y seguridad ya fueron corroboradas científicamente, amén de que puede ser transportada y almacenada sin necesidad de equipos costosos.

En diciembre, Duque anunció un plan de inmunización anti-COVID-19, del que estarán excluidos los venezolanos que residen irregularmente en territorio colombiano.

Según la página del Ministerio de Salud de Colombia, ese país adquirió 10 millones de dosis para 5 millones de personas de la vacuna de Pfizer, 10 millones de dosis para 5 millones de personas de la de AstraZeneca, 9 millones de dosis para 9 millones de personas de la de Janssen, 10 millones de dosis para 5 millones de personas de la sintetizada por Moderna y 2,5 millones de dosis para 1.250.000 personas de la china Sinovac.

No se precisa si las dosis ya están disponibles, al menos para la primera etapa, cuyo inicio está previsto para mediados de febrero, pero de ser ciertas estas adquisiciones, 20 millones de dosis corresponderían a las vacunas de Pfizer y AstraZeneca criticadas por Gustavo Petro.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook