El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reveló durante su tradicional rueda de prensa matutina cómo es el tratamiento al que se sometió para combatir el COVID-19.

De acuerdo con el mandatario, quien se reincorporó el 8 de febrero a sus actividades cotidianas tras dar positivo a COVID-19, son 120 personas las que están participando en el protocolo de vacunación que está bajo la dirección del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

«Tengo entendido que somos hasta ahora 120 voluntarios que nos aplicaron el tratamiento antiviral, y lo que permitió que yo sanara; es un protocolo de investigación, ayer me hicieron mi revisión, me sacaron muestras para seguir con los exámenes», comentó.

«Es una investigación que llevan a acabo en el Instituto de Nutrición, desde luego requiere cuidado médico, pero yo creo que sí está abierta a quien lo solicite, desde luego no deja de ser una investigación, con un protocolo, no es así masivo, están ellos experimentando para ya luego hacer ellos las recomendaciones de manera masiva», detalló.

A su vez, el director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomía, comentó que los resultados del tratamiento médico seguido por el presidente se deben observar en el marco de los ensayos clínicos, en los cuales participa un grupo amplio de personas y donde se compara entre quienes recibieron los medicamentos con aquellos que no los tuvieron.

Asimismo, subrayó que por varias razones no se ha podido concretar el evento en el que el mandatario resultó contagiado. Sin embargo, hasta ahora, ninguna de las personas que estuvo en contacto con López Obrador ha dado positivo para coronavirus.

Luego de que en la tarde del 24 de enero el presidente mexicano informara a través de los mensajes en Twitter que dio positivo al coronavirus, varios políticos tanto de México como de otros países le desearon una pronta recuperación. Sin embargo, en redes sociales también circularon mensajes contra él.

En respuesta, la red Twitter advirtió que no tolerará «contenido que promueva, incite o exprese el deseo o esperanza de que una persona o grupo de personas se mueran, sufran daños físicos graves o se vean afectados por enfermedades severas».

Según se explicó, se trata, entre otros, de los siguientes casos:

-Desear que una persona fallezca como resultado de una enfermedad grave, por ejemplo: «Espero que te dé cáncer y te mueras».

-Desear que alguien sufra un accidente grave, por ejemplo: «Ojalá que la próxima vez que hables así, te pase un auto por encima».

-Decir que un grupo de personas merece sufrir lesiones físicas graves, por ejemplo: «Si este grupo de manifestantes no se calla, se merecerá que le disparen».

(Sputnik)

Comentarios Facebook