El canciller de Chile, Andrés Allamand, explicó que su Gobierno está en todo el derecho de deportar venezolanos que estén en situación migratoria irregular y que no se detendrán en seguir cumpliendo su normativa, establecida desde la dictadura de Augusto Pinochet.

“Queríamos entregar una señal clara de que las personas que infringen la legislación e ingresan al país por pasos no autorizados pueden ser objeto de sanciones, siendo la más severa la expulsión”, dijo el canciller.

Allamand señalo que en su reciente viaje a Colchane, epicientro de la crisis migratoria, se abordó la situación en torno a la existencia de mafias que trabajan con el tráfico de personas.

«A partir del actual gobierno, se acabó el ‘chipe (autorización) libre’ en materia migratoria”, agregó.

Según el canciller, en Chile existen 500.000 venezolanos, la mayoría en situación regular, además dijo que el Estado chileno ha otorgado más de 75 mil Visas de Responsabilidad Democrática y sigue impartiendo un plan de reencuentro familiar.

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook