Un grupo de personas se encontraban jugando fútbol en una provincia del departamento de Nariño en Colombia cuando fueron sorprendidos por un grupo narcoparamilitar, que con armas de guerra y uniformes camuflados, abrieron fuego contra las personas que se encontraban en la cancha donde se realizaba la actividad deportiva para concretar una nueva masacre en el territorio neogranadino.

De acuerdo a información reseñada en medios y redes sociales, este grupo de hombres «fuertemente armados y con uniformes camuflados» abrió fuego este domingo 21 de febrero contra los habitantes de la vereda de Puerto Rico, en el litoral del departamento de Nariño, cuando se encontraban asistiendo a un campeonato de microfútbol.

La información se conoció a través de un comunicado de la Asociación Nacional de Ayuda Solidaria (Andas), publicado en la cuenta de Twitter de la organización de defensa de los derechos humanos Paz y Reconciliación (Pares), que denuncia «más de ocho asesinados» en el mencionado ataque de este grupo irregular armado, uno de muchos que se encuentran activos en Colombia.

En el comunicado se afirma que también hubo dos heridos que fueron trasladados al vecino país de Ecuador y que varias personas fueron amarradas por los agresores, estos últimos integrantes del frente narcoparamilitar Iván Ríos.

En el texto se asevera que el Ejército de Colombia fue alertado sobre la situación a las 11 de la mañana y tras pasar más de tres horas, las autoridades no habían llegado al lugar.

Andas y Pares aprovecharon para denunciar el abandono del Estado colombiano y piden a los cuerpos de seguridad, a las instituciones locales, regionales, nacionales a «que se garantice la protección de la comunidad del territorio».

Por su parte, el secretario del régimen de Duque, Francisco Cerón, afirmó que se estaban realizando las «acciones competentes» y que los hechos habían sido generados por la disputa territorial y «las rentas que producen las economías ilícitas».

La vereda de Puerto Rico se encuentra en la zona central de los cultivos ilícitos de Tumaco, que es el municipio colombiano con mayor sembradío de coca, correspondiente a unas 20.000 hectáreas, reseña una nota de RT.

Hasta el pasado sábado, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), que realiza un registro de las masacres en el país, había contabilizado 13 hechos de este tipo en lo que va de 2021 en Colombia.

Sobre la situación en Tumaco, un informe de 2019 de la Oficina de la Organización de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocah) ya alertaba sobre desplazamientos forzados, restricciones de movilidad, homicidios selectivos, amenazas, reclutamiento forzado y accidentes con minas antipersonas por causa del proceso de erradicación de cultivos ilícitos.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook