Las infantas Elena y Cristina se vacunaron contra el coronavirus en los Emiratos Árabes durante una visita a su padre, el rey emérito Juan Carlos I, que abandonó España en agosto tras la sucesión de escándalos relacionados con su patrimonio irregular.

«Las hijas de Juan Carlos I viajaron a Emiratos en la segunda semana de febrero y volvieron tras ponerse la vacuna contra el coronavirus», señala una información publicada en exclusiva por El Confidencial.

De acuerdo con la información ofrecida por este diario, el rey emérito también recibió la vacuna contra el coronavirus en Emiratos Árabes, al igual que Félix Sanz Roldán, exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que también se vacunó en una visita al monarca en Abu Dabi en enero.

Estos viajes les permitieron saltarse la lista de espera para recibir la vacuna en España, ya que tanto las infantas como el exdirector del CNI tendrían que haber esperado varias semanas más para acceder a ellas en España.

A través de un comunicado, la infanta Elena admitió que tanto ella como su hermana se vacunaron durante una visita a su padre, el rey Juan Carlos I, en Abu Dabi.

«Tanto mi hermana como yo hemos acudido a visitar a nuestro padre y con el objeto de tener un pasaporte sanitario que nos permitiera hacerlo regularmente, se nos ofreció la posibilidad de vacunarnos, a lo que accedimos. De no ser por esta circunstancia habríamos accedido al turno de vacunación en España, cuando nos hubiera correspondido».

Por el momento, tras centrar la primera fase de vacunación en sanitarios y centros de mayores, España está empezando a inmunizar a las personas mayores de 80 años con los fármacos de Pfizer y Moderna.

De forma paralela también se está suministrando la vacuna de AstraZeneca a personas menores de 55 que desempeñen labores sociosanitarias o tengan trabajos considerados esenciales como profesores, policías, bomberos o militares.

La infanta Elena (57 años) y la infanta Cristina (55 años) quedan fuera de estos criterios tanto por edad como por su desempeño.

Por su parte, Félix Sanz Roldán (76 años) tampoco cumple los criterios de edad para la fase actual y, además, ya no desempeña labores militares, sino que trabaja para la compañía eléctrica Iberdrola.

Los viajes de las infantas para vacunarse lejos de España aprovechando el exilio de un rey emérito asediado por los escándalos añaden más presión a la crisis que atraviesa la Casa Real de España.

Esta publicación llega pocos días después de conocerse una nueva regularización de la fortuna oculta del rey Juan Carlos, que recientemente pagó a las arcas públicas 4,3 millones de euros procedentes de rentas no declaradas superiores a los 8 millones.

Según pública El Confidencial, la Casa Real declinó comentar esta información y fuentes del Palacio de la Zarzuela recordaron que las infantas no forman parte de la Familia Real desde 2014 y que el rey Felipe VI no es responsable de los actos de sus hermanas.

Desde la llegada de las vacunas a España en diciembre el uso de posiciones de privilegio para ser inmunizado antes de lo debido fue objeto de múltiples polémicas, propiciando la dimisión de varios políticos y cargos militares que se saltaron la cola establecida en la estrategia de vacunación del Ministerio de Sanidad.

(Sputnik)

Comentarios Facebook